13 signos mayores de que tiene una infección en un diente y cómo tratarla sin ir al dentista



El término común para una infección en un diente es absceso, que es una infección dental en la raíz del diente, donde la línea de la encía se encuentra con el diente.

Lleva a la decadencia y es causada por las bacterias que se filtran en una grieta, una viruta, una cavidad dental y trabaja su manera abajo a la raíz. Si no es tratada, causará la inflamación y dolor severos del diente y de la encía.

El diente infectado termina perdiendo su capacidad de luchar contra la infección, lo que permite a las bacterias infectar la cámara del diente.

Cuando la pulpa en la raíz muere, el dolor se calma un poco. No significa esencialmente que la infección se fue; todavía continuará extendiéndose en el tejido alrededor del diente.

Al evitar el tratamiento de un diente absceso, puede infectar el hueso que mantiene el diente soportado y causa problemas potencialmente mortales.

Una dieta rica en azúcar, mala higiene dental, gingivitis, caries severas y alimentos pegajosos pueden causar un diente absceso.

Los síntomas de un diente absceso son:


Dolor al masticar los alimentos
Mal aliento
Dolor de muelas agudo y palpitante
Encías rojas
Inflamación de las mejillas
Dificultad para tragar los alimentos
Fiebre
Ganglios linfáticos inflamados
Malestar en el área dolorida

Usted debe visitar a su dentista inmediatamente para recibir ayuda médica, pero si desea una ruta natural, puede utilizar estos remedios naturales eficaces.

Remedios caseros para los abscesos dentales:


Agua y sal

Este remedio se sabe que funciona y hasta el dentista lo sugiere. Se ha encontrado que la sal contiene propiedades antibacterianas y antisépticas que pueden aliviar la inflamación y detener el crecimiento de bacterias e infecciones.

Necesitas:

1 vaso de agua tibia
1/2 cucharadita de sal

Instrucciones:

Con agua tibia, verter sal y mezclar hasta que se disuelva. Enjuáguese la boca con la mezcla de agua caliente / sal y escupa. Hacer esto 3-4 veces al día para aliviar el dolor y la incomodidad, así como eliminar la infección.

Pulitura de  aceite

Es un remedio que se utilizó en los antiguos métodos ayurvédicos para tratar las encías o los dientes abscesos. Este método trabaja para disminuir la cantidad de bacterias presentes y toxinas en la boca para mejorar la salud bucal.

Necesitas:

Agua tibia
1 cucharada de aceite de coco

Instrucciones:

1. Vierta una cucharadita de aceite de coco extra virgen en la boca. Agite el aceite dentro de su boca por 15 minutos. Después, escupe.

2. Enjuague bien la boca con agua tibia. Repita esto dos veces al día, especialmente en la mañana con el estómago vacío durante aproximadamente un mes.

Ajo

El ajo está lleno de propiedades anti-inflamatorias que ayudan a aliviar el dolor de hinchazón. El ajo también tiene alicina, un antibiótico que evita las infecciones bacterianas.

Necesitas:

3-4 dientes de ajo

Instrucciones:

1. Pelar y lavar los clavos, luego aplastar y exprimir el jugo. Hacer esto liberará el compuesto de alicina. Aplique el jugo a su diente absceso. Repita esto 2 veces al día.

2. Coma 2-3 dientes de ajo (mastique para liberar la alicina).

Bolsa de té húmeda negra

Bolsas de té negro son conocidas por contener antioxidantes que son potentes contra las infecciones y son eficaces en la absorción de pus y toxinas del absceso dental.

Necesitas:

Bolsa de té negro
Agua tibia

Instrucciones:

Coloque la bolsa de té negro en agua tibia durante unos minutos para remojar. Luego, exprima y aplique sobre las encías hinchadas mientras la sostiene o chupa. Se sugiere que lo deje en el sitio durante unas horas o durante la noche. Después, enjuague la boca con sal y agua una vez al día durante unas semanas.

Peróxido de hidrógeno

El peróxido de hidrógeno es potente en la lucha contra los abscesos dentales, ya que tiene un potente componente antimicrobiano. También contiene propiedades antibacterianas y desinfectantes que eliminan las bacterias que conducen a los dientes abscesos y alivian el dolor y la inflamación.

Necesitas:

• Bicarbonato de sodio
• Bola de algodón (opcional)
• 2 cucharaditas de peróxido de hidrógeno
• 1 cucharadita de agua tibia

Instrucciones:

1. Mezcle 2 cucharaditas de peróxido de hidrógeno con 1 cucharada de agua tibia. Enjuáguese bien la boca con la solución y luego escupe.

2. Mezcle 1 cucharadita de bicarbonato de sodio con 2 cucharaditas de peróxido de hidrógeno para hacer una pasta. Aplique esta pasta en las áreas afectadas durante unos minutos. Después, enjuáguese la boca con agua tibia. Repita esto durante un par de semanas.

Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana es un viejo remedio casero para los dientes con absceso. Teniendo dos ácidos beneficiosos, ácido acético y ácido málico, que son excelentes antibacterianos, antimicrobianos y antifúngicos, esta solución resultará poderosa contra los dientes abscesos.

VSM contiene propiedades desinfectantes y anti-inflamatorias que alivian la inflamación y el dolor. Le recomiendo que utilice el vinagre de sidra de manzana sin procesar orgánico de Bragg. Usted puede encontrarlo en su supermercado local.

Necesitas:

• 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana orgánico

Instrucciones:

1. Vierta el vinagre de sidra de manzana en su boca y agítelo alrededor. Dejar en la boca durante 5 minutos y escupirlo.

2. Enjuague con agua tibia. Repita 2-4 veces al día durante un mes.

Cúrcuma

La cúrcuma se ha demostrado para disminuir la inflamación causada por los dientes abscesos. Es rico en propiedades antisépticas, antibióticas y anti-inflamatorias y también ayuda a promover la salud oral.

Necesitas:

• Agua tibia
• 1 cucharadita de polvo de cúrcuma

Instrucciones:

1. Mezcle 1 cucharadita de polvo de cúrcuma con un poco de agua para hacer una pasta, luego aplíquela directamente al diente afectado. Deje que se sienta durante unos 15 minutos, luego enjuague.

2 Mezcle 14 cucharaditas de cúrcuma con 1 cucharadita de aceite de oliva. Aplique la pasta en la zona afectada. Dejar actuar durante 15 minutos, luego enjuagar.

Aceite de orégano

El aceite de orégano contiene propiedades antibacterianas, antioxidantes y antimicrobianas que ayudan a eliminar las infecciones. Cuando se utiliza en un diente absceso, adormece el área. Aceite de orégano es ampliamente utilizado para los dientes abscesos, ya que ayuda a drenaje de abscesos, mientras que mata las bacterias en el pus.

También aumenta la inmunidad y ayuda a combatir las infecciones de los dientes y acelera el proceso de curación. El mejor producto que he utilizado para esto es el NOW Foods Oregano Oil Enteric

Necesitas:

• 2-3 gotas de aceite de orégano
• Toallita de algodón

Instrucciones:

1. Vierta unas gotas de aceite de orégano directamente sobre el bastoncillo de algodón. Aplique el hisopo directamente sobre el diente afectado y deje en reposo unos 5 minutos.

2. Prepare un enjuague bucal mezclando 3 a 5 gotas de orégano con ¼ de taza de agua tibia.

3. Use la mezcla para silbar la boca durante unos 5 minutos y escupir la mezcla. Repita 3 o 4 veces al día.

Aceite de menta

La hierbabuena es un potente remedio para un diente absceso. Sus propiedades antibacterianas y anti-inflamatorias ayudan a reducir la inflamación y aliviar el dolor asociado con un diente absceso. Mi recomendación es el Pure Body Naturals Undiluted esencial aceite de menta.

Necesitas:

• 2-4 gotas de aceite de hierbabuena
• Toallita de algodón

Instrucciones:

1. Vierta el aceite de menta en el hisopo y aplique en la zona afectada. Sostenga contra su diente durante unos minutos antes de dejar ir.

2. Puede usar su dedo para aplicar suavemente el aceite en el diente afectado. Repita este proceso 3-4 veces al día durante al menos un mes.

Patata

La papa tiene propiedades antisépticas y es de naturaleza alcalina, pero con propiedades ácidas. Se dice que su propiedad ácida ayuda a eliminar células muertas y otras toxinas.

Necesitas:

• Rebanada de papa cruda

Instrucciones:

1. Tome la rebanada de papa cruda y colóquela contra las áreas afectadas. Dejarlo durante 30 minutos o durante la noche. A continuación, retire la papa. Usted debe notar un poco de decoloración sobre ella. Esto se debe a las toxinas extraídas del diente infectado.

Manzanilla

La manzanilla puede curar los tejidos dañados, ya que contiene propiedades anti-inflamatorias. Viene en forma de hierbas y té; ambos pueden ser usados ​​para remediar un diente absceso.

Instrucciones:

1. Beba 3-4 tazas de té de manzanilla al día

2. Para calmar la hinchazón, hacer manzanilla y aplicar sobre el área afectada varias veces al día

3. Moje la bolsa de té y manténgala contra el diente infectado.

Equinácea

Equinácea es un antibiótico natural para aliviar el dolor y la inflamación causada por las infecciones. Equinácea está disponible en cápsulas y tinturas.

Necesitas:

Agua
Hierba Equinácea
1 cucharadita de té en bolsa

Instrucciones:

1. Mezcle el agua caliente con la hierba o la bolsita de té. Dejar en remojo durante unos 5 minutos, luego estirar la mezcla. Use la mezcla para enjuagar bien la boca. Repita esto 2-3 veces al día.

Consejos Adicionales


Para ayudarle a evitar tener un diente absceso, he aquí algunos consejos:

• Reemplace el cepillo de dientes cada 3 a 4 meses.
• Dejar de fumar y usar tabaco.
• Evite la cafeína cuando sufre de dolor dental o infección.
• Debe evitarse la masticación de goma.
• Evite la comida basura y coma alternativas saludables.
• Siempre se cepilla los dientes dos veces al día.
• Use un enjuague bucal antimicrobiano para su boca cada mañana después de cepillarse los dientes.

Fuentes


Si disfrutó de este artículo o aprendió algo nuevo, no olvide compartirlo con otros para que tengan la oportunidad de disfrutar de esta información gratuita. Este artículo es de código abierto y es gratuito para volver o utilizar si se le da un enlace directo a la URL original del artículo. Gracias por tomarse el tiempo para apoyar una iniciativa de código abierto. Creemos que toda la información debe ser gratuita y estar disponible para todos. ¡Que tengas un buen día y esperamos verte pronto!