Los científicos identifican 28,000 plantas medicinales que tratan dolencias del cáncer a la diabetes



(ANTIMEDIA) En los últimos años, el término "medicina vegetal" ha llegado a asociarse con psicodélicos como los hongos y la ayahuasca, que están cada vez más documentados por proporcionar alivio mental y emocional a los usuarios. Pero según un análisis reciente de Kew Gardens en el Reino Unido, hay más de 28.000 otras plantas que se utilizan actualmente como medicina en todo el mundo.

El segundo informe anual de los Jardines Botánicos Británicos de Kew, localizado en Londres, es el resultado de la investigación y el análisis de 128 científicos de 12 países de todo el mundo.

Según sus hallazgos, existen 28.187 plantas "actualmente registradas como de uso medicinal".

El informe [pdf] explica:

"En muchas regiones del mundo, la gente todavía confía en las medicinas tradicionales basadas en plantas para su atención primaria. Esto es especialmente cierto para muchas comunidades rurales de África, partes de Asia y Centro y Sudamérica, donde las plantas y el conocimiento de su uso tradicional son accesibles y asequibles. En otros países, muchas de estas medicinas tradicionales basadas en plantas están siendo integradas a través de las regulaciones en los sistemas de salud convencionales".

A pesar de que las medicinas vegetales están entrando en la corriente principal, los investigadores señalan que en la actualidad sólo 16% (4,478) de las especies usadas en medicamentos a base de plantas se citan en una publicación reguladora de medicamentos. Aprobado por la FDA y agencias similares:

"Desde 1981, 1.130 nuevos agentes terapéuticos han sido aprobados para su uso como fármacos, de los cuales 593 se basan en compuestos de fuentes naturales. Treinta y ocho son derivados de plantas medicinales. Quince de las 56 drogas naturales registradas para el tratamiento del cáncer desde 1980 provienen de plantas medicinales con una larga historia de uso tradicional".

Señalan, por ejemplo, que "Las drogas anticancerosas vincristina y vinblastina se derivan del bígaro de Madagascar, Catharanthus roseus en la familia Apocynaceae".

Adicionalmente:

"Por ejemplo, las drogas basadas en Paclitaxel han sido aisladas del tejo (Taxus spp.), Camptothecin del árbol feliz, (Camptotheca acuminata) y Podophyllotoxin de la manzana de mayo (Podophyllum hexandrum y P. peltatum)".

Además, los investigadores han descubierto más de 1.000 especies de plantas beneficiosas desde su encuesta del año pasado. Como resumió Yahoo News, "las nuevas plantas descubiertas durante el año pasado incluyen nueve especies utilizada en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson".

"El informe dice que dos plantas, la artemisinina y la quinina”, están entre las armas más importantes "contra la malaria, que mató a más de 400.000 personas en 2015", resumió Yahoo.

Según Monique Simmonds, subdirectora de Ciencias en Kew, "El informe destaca el enorme potencial que hay para las plantas, en áreas como la diabetes y la malaria", informó Yahoo. "Un estudio documenta 656 especies de plantas con flores usadas tradicionalmente para la diabetes, representando 437 géneros y 111 familias", explica el informe.

También señala que de "sólo cinco fármacos desarrollados específicamente para el tratamiento sintomático de la enfermedad de Alzheimer, dos se derivan de plantas".

Algunas especies de plantas particularmente poderosas incluyen Fabaceae (guisante y frijol), Lamiaceae (menta), Euphorbiaceae (spurge), Apocynaceae, Malvaceae (malva), Apiaceae (perejil o zanahoria) y Ranunculaceae. Sus principales clases de compuestos son los alcaloides (Fabaceae), los terpenos (Lamiaceae), los diterpenoides (Euphorbiaceae), los glucósidos cardiacos (Apocynaceae), los ácidos orgánicos (Malvaceae), las cumarinas (Apiaceae) y los alcaloides (Ranunculaceae). Otra planta muy útil documentada en el informe es Moraceae, que se utiliza en el tratamiento de la diabetes.

Aunque su informe ofrece una gran promesa, destacan algunas trampas. Destacando que el etiquetado correcto de los medicamentos vegetales es vital, explican:

"El etiquetado de los productos con frecuencia es engañoso, con el nombre comercial de "ginseng", por ejemplo, haciendo referencia a 15 especies diferentes de plantas, cada una con su propia química particular y propiedades terapéuticas [10]. La sustitución por una clínica belga de una hierba medicinal china ('Fang Ji') con otra que comparte el mismo nombre, llevó a más de 100 pacientes que requirieron diálisis renal durante el resto de sus vidas".

También señalan la amenaza a las propias plantas.

"El aumento de la demanda de hierbas medicinales (especialmente para las especies cubiertas por farmacopeas) amenaza a las poblaciones silvestres de muchas de estas plantas", señalan, agregando que "el enfoque del comercio mundial en relativamente pocas especies de plantas medicinales conduce a temas de sostenibilidad y conservación, en última instancia, conducir a sustituir otras plantas, con riesgos potenciales para la salud humana".

Abogan por un etiquetado científico más preciso de las plantas y más "claridad sobre qué plantas han sido o no han sido estudiadas en programas de descubrimiento de fármacos".

"Tales acercamientos," sostienen, "serán enormemente importantes en mejorar nuestra capacidad de realizar los beneficios medicinales actuales y futuros de las plantas."

Como los fármacos siguen causando consecuencias peligrosas, el poder curativo de las plantas naturales parece ser muy prometedor para los seres humanos que buscan tratamiento sin los efectos secundarios químicos de los medicamentos populares actuales.