Cúrcuma y miel, el antibiótico más fuerte de la naturaleza



La cúrcuma es una especia muy popular con potentes propiedades medicinales y culinarias. Se ha utilizado comúnmente en la medicina china, ayurvédica e india durante siglos.

Esta especia con un sabor y color característicos se ha utilizado en los tratamientos de problemas respiratorios, enfermedades del hígado, enfermedades de la piel, cortes, heridas, esguinces en los músculos y problemas gástricos.

Numerosos estudios han demostrado que la cúrcuma es extremadamente útil en el caso de infecciones, problemas de digestión, inflamación e incluso cáncer.

Su ingrediente activo, la curcumina, es responsable de la mayoría de sus beneficios para la salud, ya que proporciona antioxidantes, trata los microbios, alivia la inflamación y muchos otros.

Debido a su capacidad para destruir los microbios, la cúrcuma trata la gastritis, problemas del tracto digestivo, úlceras pépticas y gástricas, y Helicobacter pylori.

 Los investigadores han encontrado que la curcumina


Tiene un efecto positivo en las moléculas de inflamación, supervivencia celular y ADN
Afecta positivamente a las membranas de las células humanas
Modifica positivamente 700 genes y 160 problemas fisiológicos
Debido a las potentes propiedades anti-inflamatorias, la curcumina también alivia el dolor de la osteoartritis. Para aliviar este dolor y mejorar la movilidad, tomar 200mg de cúrcuma a diario.

Los expertos también revelan que esta especia trata problemas cardíacos y pulmonares, problemas hepáticos, problemas metabólicos, problemas neurológicos, problemas inflamatorios y trastornos autoinmunes, así como el Parkinson y la enfermedad de Alzheimer.
Además, un reciente estudio en animales ha encontrado que la cúrcuma contiene turmerona, un elemento bioactivo que aumenta la función del cerebro, repara las células cerebrales y, por tanto, trata la enfermedad de Alzheimer.

Además, sus propiedades de salud inhiben el beta-amiloide, que crea la placa y por lo tanto interfiere con esta enfermedad.

Los estudios también indican que la curcumina, debido a sus fuertes propiedades antioxidantes, anti-cancerígenas y antiinflamatorias, trata eficazmente todos los tipos de cáncer, incluidos los de pulmón, colon, hígado, mama, intestino y estómago.

Según el Dr. William Lavalley, famoso médico natural, este ingrediente afecta a las células cancerosas debido a las vías de la molécula cuando entra en las células, destruyendo las células cancerosas, dejando las células sanas no afectadas, lo que no es el caso con la quimioterapia.

Por otra parte, la cúrcuma mezclada con miel cruda proporciona, aún más, beneficios para la salud. Esta combinación ayuda a la digestión, combate las bacterias y los virus, y aumenta el número de buenas bacterias en los intestinos.

La siguiente receta une todos estos beneficios para la salud de estos ingredientes naturales y representa el mejor antibiótico natural:


Receta

Ingredientes:

1 cucharada de polvo de cúrcuma orgánica
100 g de miel

Instrucciones:

En un frasco de vidrio, simplemente mezclar los ingredientes.

Utilizar:

Si tiene resfriado o gripe, tome media cucharada de este remedio cada hora. Al día siguiente, tome la misma dosis pero cada dos horas. El tercer día, tome la dosis tres veces durante el día.

Debe derretir la mezcla en la boca y no tragarla inmediatamente. También puede beber en su taza de té o leche.