Los trastornos de ansiedad están vinculados a este tipo de abuso



La vida seguramente te ha enseñado el viejo refrán "Palos y piedras puede romper mis huesos, pero las palabras nunca me harán daño" está lejos de ser cierto, ya que las palabras pueden ser muy dolorosas y causar un daño enorme a veces.

Según los científicos, el abuso verbal, ya sea a través de intimidación, cyberbullying o en manos de un padre o cónyuge, causa graves efectos físicos sobre la estructura del cerebro.

Nuestro cerebro se desarrolla gradualmente a través del tiempo, después del nacimiento, por lo que las formas en que está conectado significativamente dependen de las cosas que uno experimenta en la infancia. Las habilidades cognitivas, la personalidad y la autoconciencia necesitan años de desarrollo.

Según el Dr. Douglas Fields en su entrevista para Psychology Today,

 "Cuando un ambiente es hostil o socialmente dañino, el desarrollo del cerebro se ve afectado y, a menudo, es dañino. Se ha demostrado que el abuso sexual en la infancia, el abuso físico o incluso la violencia doméstica causan cambios físicos anormales en el cerebro de los niños, con efectos duraderos que predisponen al niño a desarrollar trastornos psicológicos".

El American Journal of Psychiatry publicó un estudio en el que participaron adultos jóvenes de entre 18 y 25 años que no sufrieron abuso sexual, violencia doméstica o abuso físico durante su vida, y los investigadores realizaron un escáner cerebral.

Los hallazgos indicaron que las personas que han sufrido abuso verbal de sus compañeros durante la secundaria tenían vínculos subdesarrollados entre el lado izquierdo y derecho del cerebro, y eran más propensos a la ira, la depresión y la ansiedad.

Por otra parte, el estudio también mostró que el abuso verbal de sus compañeros durante los años de la escuela intermedia tuvo el mayor impacto, y según los científicos, esto se debe al hecho de que el cerebro todavía no está completamente desarrollado. Su conclusión es que:

"El abuso verbal puede causar problemas psicológicos significativos en años posteriores y daño cerebral, incluyendo ansiedad, depresión, ira, hostilidad y disociación".

Los narcisistas disfrutan manipulando a los vulnerables a su alrededor hasta que obtienen el control completo. Sus objetivos principales son individuos sensibles o emocionales.

Este estudio ha demostrado que tales palabras manipulativas y acciones de narcisistas causan un daño enorme y duradero al cerebro, independientemente de si el abuso verbal ocurre a un niño, adolescente o incluso como un adulto.

Cuando los manipuladores deterioran la autoestima de la persona, el cuerpo y la mente reaccionan de manera diferente, y esta pérdida de equilibrio y control es una de las principales causas de los trastornos de ansiedad.

El siguiente vídeo te ayudará a aprender más sobre abuso emocional y verbal:





Otras fuentes incluidas en el artículo de David Wolfe: