Este enjuague bucal elimina la placa de los dientes en 2 minutos



Es posible que no seas consciente del hecho de que la salud oral realmente determina tu salud en general. Una de las partes vitales del procedimiento para la higiene oral consiste en el uso de enjuague bucal.

Reduce la presencia de placa, al mismo tiempo alcanza y combate a las bacterias que escapan de la limpieza dental. Es en realidad el paso final en la eliminación de bacterias y gérmenes. Además, deja la boca limpia y fresca.

Se sabe que las caries se pueden curar con el cuidado apropiado y una dieta sana.

Estas son las ventajas de usar un enjuague bucal hecho en casa:


·         Es barato, puedes hacer tu propio enjuague bucal hecho en casa y todavía obtener efectos maravillosos.

·         Controlas los ingredientes, puedes eliminar el sarro con ingredientes completamente seguros y naturales.

·     Ningún producto químico, los productos comerciales del enjuague bucal se cargan con numerosos aditivos y productos químicos dañinos, colorantes, conservantes, edulcorantes artificiales y los condimentos.

Hoy, vamos a revelar la receta de un enjuague bucal efectivo, barato, casero, basado en bicarbonato de sodio, que te ayudará a eliminar el sarro y obtener una sonrisa blanca y saludable.

El bicarbonato de sodio es definitivamente uno de los mejores y más potentes limpiadores que se puede utilizar de varias maneras, incluyendo para mantener la higiene bucal.

Tiene poderosas propiedades de blanqueo y eliminación de manchas, por lo que se utiliza a menudo para el cepillado de los dientes. Además, tiene capacidad antibacteriana que elimina el sarro y los microbios que son la causa de caries y mal aliento.

Así se prepara este enjuague bucal:


Necesitarás:

·         1 cucharada de bicarbonato de sodio
·         ½ cucharadita de sal
·         ½ taza de peróxido de hidrógeno
·         1 taza de agua fría
·         ½ taza de agua tibia
·         Cepillo de dientes
·         Palillos de dientes

Instrucciones:

Debes combinar la sal y bicarbonato de sodio, y luego mojar el cepillo de dientes en un poco de agua caliente. Extienda la mezcla por encima y frota los dientes. Entonces, escupe. Repite esto durante dos minutos.

A continuación, mezcla el peróxido de hidrógeno con el agua caliente, y utiliza esta solución para enjuagar la boca durante un minuto. Escupe el enjuague bucal.

Luego, utiliza un palillo de dientes para quitar los restos de entre los dientes. Enjuaga con agua fría.

Repite esto dos veces por semana. Y también te recomendamos que te enjuagues con aceite todos los días.


Consejos adicionales:

·         Recuerda que nunca debes tragar el enjuague bucal, ya que podría contener ingredientes dañinos.

·         Para una salud oral óptima, asegúrate de cepillarte los dientes al menos tres veces al día con pasta de dientes de buena calidad.

·         Los alimentos picantes estimulan el trabajo de las glándulas salivales, y la saliva desinfecta naturalmente la cavidad oral.