Deshazte de estas bombillas que causan migrañas e incluso cáncer!



Como una forma de ahorrar energía y dinero, muchas personas deciden reemplazar las viejas bombillas por las ecológicas que ahorran energía. Sin embargo, también es cierto que la nueva generación de bombillas de bajo consumo es muy tóxica.

Debido a todo esto, la Agencia de Protección de los Estados Unidos ha emitido un protocolo de emergencia que debes seguir en caso de una rotura de estas bombillas, ya que contienen un gas venenoso.

En realidad, si una bombilla de este tipo se rompe en tu hogar, emitirá hasta 20 veces más de concentración de mercurio de lo que se permite en el aire.

Esto ha sido confirmado por los resultados de un estudio realizado por un equipo de científicos que trabajan en el Instituto Fraunhofer Wilhelm Klauditz sobre un proyecto gestionado por la Agencia Federal Alemana de Medio Ambiente. Han descubierto que estas bombillas pueden causar:

·         Migrañas;
·         Incapacidad para enfocar y concentrarse;
·         Dolores de cabeza frecuentes;
·         Convulsiones;
·         Mareos y desorientación;
·         Fatiga;
·         Ansiedad.

Numerosos expertos e investigadores sostienen que estas bombillas energéticamente eficientes pueden llevar a la ansiedad, migrañas e incluso cáncer.

Es decir, son ricas en mercurio, que es una potente neurotoxina que puede ser extremadamente peligrosa para las mujeres embarazadas y los niños, ya que afecta al hígado, el cerebro, el sistema nervioso y los riñones, y puede causar problemas relacionados con la reproducción, el sistema inmunológico y el sistema cardiovascular.

Los expertos afirman que el mercurio también causa pérdida de memoria, dolores de cabeza, ansiedad, temblores, insomnio, enfermedad de Alzheimer y cáncer.

Estas bombillas también liberan grandes cantidades de rayos UV, UV-C y un montón de radiación UV-B. Esta radiación es extremadamente dañina para la piel y la vista. Además, debilita el sistema inmunológico y los tejidos de la piel, ya que inhibe la síntesis de vitamina D3.

Además, un estudio reciente realizado por Peter Braun en el Laboratorio Alab de Berlín, ha encontrado que estas bombillas contienen carcinógenos nocivos que pueden conducir al cáncer, incluyendo:

Estireno, que es un hidrocarburo líquido y subproducto de petróleo.

Naftaleno, es una estructura cristalina blanca inestable formada durante el proceso de la destilación del alquitrán del carbón, y se utiliza comúnmente en la fabricación química y bolas de naftalina.

Fenol, éste es otro compuesto cristalino blanco tóxico ácido creado del alquitrán del carbón, y se utiliza comúnmente en la industria química.

Referencia: www.stethnews.com

Otras fuentes incluidas en el artículo de Living Traditionally: