Que hace el Aloe Vera en tu cuerpo: los egipcios la llamaron planta de la inmortalidad



El Aloe Vera, también llamada Aloe Barbadensis, es la nueva moda. Esta planta decorativa puede ofrecer mucho más de lo que puedes imaginar.

Los griegos, egipcios y romanos han utilizado Aloe Vera por sus propiedades curativas. Era un remedio común en América Latina, el Caribe y Sudáfrica.

Expertos en la Universidad de Maryland Medical Center dicen que el Aloe Vera fue de uso común en los EE.UU. en el siglo 18 y 19. Hoy en día es una de las plantas más poderosas de los Estados Unidos, y tiene una amplia gama de usos.

Beneficios de la salud

·         Aloe Vera alivia los síntomas de fiebre, asma, colitis ulcerosa y osteoartritis
·         Ofrece propiedades analgésicas y anti-inflamatorias, lo que significa que la aplicación tópica puede ayudar en el tratamiento de cortes, quemaduras, infecciones, heridas y quemaduras solares. Los estudios han demostrado que es más eficiente que los analgésicos convencionales y remedios para las quemaduras.

·         Las licoproteínas en Aloe Vera reducen la inflamación y alivian el dolor. Los polisacáridos hidratan la piel y aceleran la reparación de la piel.

·     Aloe Vera trata IBS, reduce el azúcar en la sangre en personas diagnosticadas con diabetes tipo 2, reduce el colesterol, y trata la psoriasis, aftas, alivia el estreñimiento, problemas dentales, infecciones de las vías respiratorias superiores e incluso cáncer.

Más beneficios

·         Desintoxica
·         Aumenta la alcalinidad en el cuerpo
·         Mejora la digestión
·         Fortalece el sistema inmunológico
·         Proporciona un efecto desinfectante, antibiótico, antimicrobiano, germicida, antibacteriano, antiséptico, antimicótico y antiviral
·         Funciona como un adaptogeno
·         Apoya una pérdida de peso saludable
·         Reduce el riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca
·         Ofrece un valor nutricional robusto

Cómo hacer tu propio gel de Aloe Vera

Ingredientes:

·         Planta de aloe vera
·         Jugo de limón fresco

Artículos necesarios:

·         Una tabla de cortar limpia
·         Un cuchillo afilado (cuchillo de fileteado funciona mejor)
·         Una placa limpia
·         Una toalla limpia de algodón
·         Una jarra estéril
·         Un procesador de comida

Preparación:

Lo primero que debes hacer es lavarte las manos para evitar cualquier contaminación.
Corta una hoja jugosa y madura de la planta. Elige las que están en la parte inferior de tu planta de Aloe Vera.
Limpia tu cuchillo de fileteado.
Lava y seca la hoja. Colócala en la placa, preferiblemente en un ángulo de 45 °, para ayudar a que el jugo amarillo salga.
Coloca la hoja en tu tabla de cortar, y corta los bordes.
Utiliza el cuchillo de fileteado para quitar la cubierta exterior.
Rebana el gel.
Transfiere tu gel de Aloe Vera en un frasco
Vierte un poco de jugo de limón fresco. Este paso extenderá la vida útil del gel.
Si estás buscando una textura suave, coloca Aloe Vera tu procesador de alimentos. Para obtener resultados óptimos, usa la alta velocidad.
Mantén tu gel en la nevera durante una semana.

Aplicación:

Toma 30 ml de tu gel de Aloe Vera, preferiblemente tres veces al día.
Si tu dolencia requiere que lo apliques tópicamente, masajea cuidadosamente en el área adolorida.