Los hechos de la grasa: Mantequilla vs Margarina



Cuando estás en el pasillo de los lácteos en el supermercado, ¿con qué frecuencia ves un producto de mantequilla que se comercializa como "saludable"? Casi nunca. Siempre es la alternativa de la margarina la que se jacta de los beneficios para la salud, pero la realidad es que la mantequilla en realidad puede ser mejor para tu salud.

Algunas margarinas son tan similares a la mantequilla que puede ser difícil diferenciarlas. Pero no dejes que el olor y el color de mantequilla te engañen. La sustancia que crea la margarina no es nada más que un proceso científico, que creó algo que ha demostrado ser increíblemente malo para nuestros cuerpos, grasas trans.

La margarina fue creada como una alternativa más barata a la mantequilla y empezó a ser producida en masa en 1903, cuando se encontró que la adición de hidrógeno al aceite vegetal lo convierte en un producto más sólido, esparcible. La margarina era mucho más barata de producir que la mantequilla y así se convirtió en un producto popular.

El efecto de las grasas trans en nuestro cuerpo no fueron reconocido por los primeros fabricantes, pero en los últimos años los estudios han demostrado que las grasas trans actúan de manera diferente en el cuerpo a las grasas saturadas e insaturadas, que necesitamos para que nuestro cuerpo funcione correctamente.





¿Qué es la grasa?



Las grasas son cruciales para la función cerebral, y los ácidos grasos esenciales como los ácidos grasos omega 3 y 6 son necesarios para que esto ocurra. Las vitaminas A, D y E y todas las vitaminas liposolubles que ayudan a transportar la grasa alrededor del cuerpo, estos también son necesarios.

Las grasas trans actúan en el cuerpo de una manera diferente, su estructura molecular es diferente, por lo que no proporcionan ninguna ayuda al cuerpo en absoluto en la forma en que las grasas naturales lo hacen. Un estudio (Dalainas & Ioannou, 2008) mostró un aumento de 23% en la enfermedad de las arterias coronarias y sólo un aumento del 2% en la energía extraída de las grasas trans.

La mantequilla recibió una reputación tan mala por ser mala para la salud del corazón en la década de 1950, cuando se realizaron estudios que encontraron que los niveles altos de colesterol (que se encuentran en la mantequilla y las grasas animales) estaban relacionados con enfermedades del corazón. Estos estudios resultaron ser erróneos, ya que los datos habían sido omitidos y mal representados, y al mundo se le había dicho erróneamente que una dieta alta en grasas está relacionada con una enfermedad cardíaca. Ahora se ha sugerido que el tipo de grasa que se encuentra en los carbohidratos simples como el pan y el azúcar es la culpa de las enfermedades del corazón.



Tener niveles más altos de colesterol ya no se piensa que es tan malo para ti, y los niveles levemente más altos de colesterol en mujeres se han ligado a una vida más larga.

La próxima vez que pienses en lo que estás haciendo a tu cuerpo al elegir una alternativa de mantequilla "baja en grasa", piensa de nuevo y ve por cosas reales en su lugar.

Si disfrutaste de este artículo o has aprendido algo nuevo, no olvides compartirlo con otros para que tengan la oportunidad de disfrutar de esta información gratuita. Este artículo es de código abierto y libre de usarse dando un enlace directo a la URL original del artículo. Gracias por tomarte el tiempo para apoyar una iniciativa de código abierto. Creemos que toda la información debe ser gratuita y disponible para todos. ¡Que tengas un buen día y esperamos verte pronto!