La razón por la que tienes calambre en las piernas durante la noche, más la manera de cómo evitar que suceda otra vez



Los calambres nocturnos en las piernas son espasmos musculares o contracciones dolorosas que suelen ocurrir durante el sueño, sobre todo en personas mayores de 50 años.

En la mayoría de los casos, el dolor aparece en la parte inferior de la pierna, pero los muslos y los pies también pueden verse afectados.

Estos calambres musculares causan dolor intenso y agudo que puede despertarte y puede durar desde varios segundos a varios minutos. Incluso después de que el calambre se ha ido, el dolor se puede sentir hasta la mañana siguiente.

Calambres en las piernas vs. Síndrome de piernas inquietas

Es importante entender la diferencia entre estos dos, ya que ambos aparecen durante el sueño, pero no son la misma cosa. El síndrome de piernas inquietas es un trastorno neurológico, que se manifiesta por un impulso incontrolable y abrumador de mover las piernas, y cuando se mueven, se siente un alivio. Éste no es el caso con los calambres de la pierna de la noche.

Los calambres en las piernas pueden ser causados ​​por:

·         Postura inadecuada al estar sentado
·         Estar sentado durante un período de tiempo más largo
·         El uso de algunos medicamentos
·         El embarazo
·         Ciertos ejercicios
·         Estar de pie sobre suelos de hormigón
·         Alcoholismo

·         Los siguientes consejos pueden ser de gran ayuda en la prevención y el tratamiento de los calambres en las piernas:

·         Coloca una almohadilla de calefacción en las áreas dolorosas
·         Consume más magnesio y potasio
·         Haz algunos ejercicios en el agua para construir los músculos de las piernas
·         Toma castaña de caballo para mejorar la circulación en las piernas
·         Usa zapatos ergonómicos
·         Toma un baño caliente antes de irte a dormir
·         Estira las piernas antes de irte a dormir

·         Además, aquí es cómo resolver el problema con los espasmos musculares durante el sueño:

·         Siéntate en el suelo y pon las piernas delante de ti. Luego, dobla los pies y apunte los dedos hacia las rodillas. Tira suavemente de los pies para estirar las piernas mejor.
·         Lentamente levántate, gira levemente y agita las piernas para estimular el flujo sanguíneo.
·         Frota el área con movimientos circulares.
·         Para calmar el malestar, debes consumir una cucharada de mostaza amarilla.