La Fundación de Hillary Clinton preparó a los fabricantes de vacunas chinos para evitar el escrutinio estadounidense, revela un informe de la Organización Mundial de la Salud



Vacunas  peligrosas se importan a los Estados Unidos después de ser fabricadas en China para mantener los costos bajos, con la ayuda de la Fundación Clinton.

Debido a un reciente cambio en la clasificación, las vacunas producidas en China ahora pueden ser enviadas a 152 países de bajo y mediano ingreso sin ningún tipo de prueba de seguridad gracias a la Fundación Clinton.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que son "confiables la calidad, la seguridad y la eficacia de las vacunas que se hacen en China" lo que significa que los controles de seguridad son más obligatorios. Los costosos controles de seguridad ahora sin duda serán omitidos, ya que las compañías buscan mantener los bajos costos.

La Fundación Clinton, se sabe que está involucrada con muchos programas de vacunas en todo el mundo, trabajando para que se cambie la ley en este asunto, ya que en 2014 hubo muy poca atención de los medios de comunicación.

"The Clinton Health Access Initiative (CHAI) ha estado trabajando con proveedores chinos para apoyar sus solicitudes de precalificación de la OMS para varias vacunas candidatas durante los últimos dos años", dice Joshua Chu, Director de CHAI Vaccines Markets.



Los ciudadanos estadounidenses tienen motivos para preocuparse porque ha habido escándalos este año que involucran el negocio de las vacunas en China. Un caso reciente involucró a fabricantes de vacunas chinas que vendían vacunas que no habían sido almacenadas con la temperatura correcta, y por lo tanto las hacían inseguras. Más de 130 personas fueron arrestadas y salieron a la luz los profundos problemas que obviamente están ocurriendo bajo la superficie.

Lance Rodewald, jefe del programa ampliado de inmunización de la OMS en China, dijo que "(las nuevas regulaciones) han permitido que las Naciones Unidas y otras agencias obtengan vacunas que salvan vidas para países sin la capacidad de producir vacunas de alta calidad o los recursos para comprarlas”. Aunque muchas vacunas son seguras, la falta de regulaciones estrictas sobre el asunto ha generado preocupación entre los ciudadanos estadounidenses, ya que hasta el 80% de las vacunas usadas en los Estados Unidos hoy en día se fabrican en China.

La Fundación Clinton ha estado haciendo trabajo con vacunas durante años, y Hilary Clinton fue una parte activa del grupo a partir de 2013-2015, durante el tiempo que la OMS aprobó la ley. Clinton envió este tweet sobre el tema:



Se ha calculado que Clinton toma más dinero que todos los otros candidatos presidenciales de la industria farmacéutica, dando un motivo para que ella mantenga a las compañías felices.

Irónicamente, en el pasado Hilary ha cuestionado la seguridad de las vacunas, particularmente su vínculo con el autismo, diciendo "estamos comprometidos a hacer inversiones para encontrar las causas del autismo, incluyendo posibles causas ambientales como vacunas", y ahora su fundación homónima hizo posible que todo el proceso posiblemente se vuelva más relajado. El poder está en tus manos, lee TODA la información que puedas sobre posibles vacunas y en caso de duda, no te vacunes.

Si disfrutaste de este artículo o has aprendió algo nuevo, no olvides compartirlo con otros para que tengan la oportunidad de disfrutar de esta información gratuita. Este artículo es de código abierto y libre de usarse dando un enlace directo a la URL original del artículo. Gracias por tomarte el tiempo para apoyar una iniciativa de código abierto. Creemos que toda la información debe ser gratuita y disponible para todos. ¡Que tengas un buen día y esperamos verte pronto!