El aceite de cannabis (THC) mata solo las células cancerosas dejando intactas las células sanas



En 1974 se realizó un estudio del Washington Post que decía que el THC "frenó el crecimiento de cánceres de pulmón, cáncer de mama y leucemia inducida por virus en ratones de laboratorio y prolongó sus vidas en un 36%".

Desafortunadamente, nada fue hecho después de ese estudio. En 1998, un nuevo estudio, realizado por Madrid Complutense, afirma que "el THC puede causar que las células cancerosas mueran y, a diferencia de la quimioterapia, el THC no mata nada más que las células cancerosas, dejando el cerebro por supuesto completamente ileso".

Informes de Intellihub:

Desde 1974, estudios han demostrado que el cannabis tiene efectos antitumorales. Los resultados del estudio de 1974, publicado en un artículo el 18 de agosto de 1974 en Washington Post, indicaban que el componente de cannabis, THC, "retardaba el crecimiento de cánceres de pulmón, cáncer de mama y leucemia inducida por virus en ratones de laboratorio, prolongando sus vidas tanto como 36 por ciento."

En 1975, un artículo publicado en el Journal of the National Cancer Institute titulado "Antineoplastic Activity of Cannabinoids", informó que "el crecimiento de adenocarcinoma de pulmón de Lewis fue retardado por la administración oral de tetrahidrocannabinol (THC) y cannabinol (CBD). Los ratones tratados durante 20 días consecutivos con THC y CBD habían reducido el tamaño del tumor primario."



En 1998, un equipo de investigación de la Universidad Complutense de Madrid, dirigido por el Dr. Manuel Guzmán, descubrió que el THC puede inducir selectivamente la muerte celular programada en células tumorales cerebrales sin afectar negativamente a las células sanas circundantes. Informaron en la edición de marzo de 2002 de "Nature Medicine" que habían destruido tumores incurables de cáncer de cerebro en ratas inyectándoles con THC. Y en 2007, incluso los investigadores de Harvard encontraron que los compuestos en el cannabis reducen el crecimiento del cáncer de pulmón. Hay también una organización llamada el grupo de SETH que demostró que los compuestos en cáñamo pueden parar el crecimiento de las células de cáncer de cerebro del glioblastoma multiforme (GBM) humano.

El grupo de SETH dice que "ninguna quimioterapia puede igualar esta acción anti-cáncer". Incluso el año pasado en 2012 un par de científicos en el California Pacific Medical Center en San Francisco encontraron que el THC detiene la metástasis en muchos tipos de cáncer agresivo.

Mira el siguiente video que muestra el efecto del THC en las células cancerosas.