El método de limones congelados te ayudará a luchar contra las peores enfermedades, dile adiós a la diabetes, tumores y el sobrepeso




Cuando la vida te da limones, congélalos. Siempre puedes moler limones congelados, y utilizar su toque acido en tus alimentos. No te olvides, los limones están llenos de vitamina C.

Las mayores concentraciones de nutrientes se encuentran en la piel de esta fruta.

Dado que se suele tirar la cáscara, prácticamente no se consigue el máximo de esta fruta. La piel del limón, se retira a menudo, debido a su sabor amargo.

Considera el uso de todas las partes del limón con el fin de obtener más vitaminas y minerales. Los Limones contienen cantidades saludables de vitaminas A, B6, C, y E, ácido fólico, calcio, cobre, hierro, zinc, magnesio, potasio, proteína, riboflavina, niacina, tiamina, y fósforo.

Los cítricos también contienen flavonoides y limonoides que refuerzan las células, combaten el cáncer, y previenen enfermedades.

Los nutrientes de los limones encogen y destruyen los tumores malignos, previenen el desarrollo de diabetes, controlan la presión arterial, alivian el reflujo ácido, tratan la fiebre, y reducen libras. El ácido cítrico destruye los gérmenes y microorganismos. Algunas personas utilizan los limones para aclarar y limpiar su piel.

Los investigadores dicen que un solo limón tiene 22 agentes anti-cáncer, incluyendo:

·         Limoneno

·         Pectina cítrica

·         Glucósidos de flavonol

·         Vitamina C

Congela tus limones con el fin de obtener el máximo rendimiento de ellos.

Lo primero que hay que hacer es lavar y limpiar los limones. Sécalos por completo antes de colocarlo en una bolsa. Guarda la bolsa en el congelador.

Los limones congelados son mucho más fáciles de rallar. De esta manera puede cortarlos en lugar de exprimirlos o rebanarlos. Recuerda, la mayoría de los nutrientes en los limones están en su cáscara.

El peor error que nunca se puede cometer es usar sólo el jugo de limón. Moler el limón, puedes utilizar todos los beneficios que proporciona.

Corta los extremos de tu limón congelado, y rállalos de la misma manera como lo haces con el queso.

De esta manera no se resbalara ni te harás daño.

Una vez que haya terminado, guarda tu limón rallado en una bolsa de plástico. Úsalo para añadir un toque cítrico a tus platos. Los limones no sólo "sazonan" tus platos, sino que también los llena de nutrientes. Los Limones realzan el sabor de todos los ingredientes que utilizas.

Tu cuerpo estará más que agradecido. Utiliza limones congelados con regularidad.