Cómo cultivar un suministro ilimitado de limones usando sólo 1 semilla



Los limones son uno de los alimentos más saludables del planeta, y a pesar de sus numerosos beneficios para la salud, todos adoran el sabor de limonada fresca.

Los limones son abundantes en vitamina C, que fortalece el sistema inmunológico y combate la gripe y el resfriado. Además, estos frutos tienen propiedades antiinflamatorias potentes que tratan temas como la osteoartritis y la artritis.

El limón también puede reducir el daño causado por los radicales libres. Debido al alto contenido de flavonoides, los limones tienen poderoso antioxidante y propiedades anti-cancerígenas.

¿Puedes imaginar tener limones frescos en casa siempre que los necesites? ¿Qué más impresionante es eso? te mostraremos una manera de cultivar tus propios limones en la casa usando una sola semilla:

Necesitarás lo siguiente:

·         1 limón

·         Tierra de buena calidad

·         Un contenedor o recipiente adecuado

·         Plástico transpirable

·         Una zona soleada

Aquí esta cómo plantar la semilla:

Coloca la tierra en la maceta, y añade un poco de agua para humedecerla. Debes dejar alrededor de una pulgada por debajo del borde.

Rebana el limón y elige la semilla con la mejor forma, elimina su carne. No debes secarla ya que la necesitas húmeda. A continuación, haz un agujero en la tierra de alrededor de media pulgada y pon la semilla en su interior.

Cúbrela con tierra de nuevo, y agrega agua con una regadera o una botella con atomizador.

-Cubre la maceta con el plástico para que puedas mantener la humedad y coloca la maceta en un lugar soleado.

-Nota, el riego demasiado frecuente puede pudrir la semilla. Cuida la planta durante 1 o 2 semanas, y tan pronto como empiece a brotar, retira el plástico.

-Coloca La maceta en un lugar con una luz solar directa.

Cómo cuidar el árbol de limón:

Mientras que el árbol es demasiado joven, debes regarla con regularidad para mantenerla húmeda, pero asegúrate de que el contenedor tenga agujeros de drenaje.

Debes tenerla en una zona soleada, ya que necesita la luz del sol durante al menos 8 horas al día.

Siempre que sea necesario, añade un fertilizante. Cuando se haga más grande, trasplántala a una maceta grande, y si es demasiado grande, puede mantenerla en el balcón o el patio trasero.

Fuentes y Referencias: