31 potentes medicamentos curativos de los nativos americanos



Muchos de nosotros tenemos un entendimiento básico de los recursos naturales, y sabría utilizar una hoja de ortiga sobre las picaduras, o que la miel y el limón es bueno para calmar un dolor de garganta, pero los nativos americanos tenían una gran cantidad de conocimiento con respecto a los recursos naturales y esta lista incluye algunas grandes joyas olvidadas.

Los nativos americanos desarrollaron una rueda de la medicina similar a la del yin / yang utilizada en la medicina asiática. Algunos de los remedios medicinales que utilizaban eran increíblemente innovadores y se han usado a través de los siglos en curaciones que todavía utilizamos hoy en día. Su enfoque holístico se basa mucho en las plantas y los beneficios únicos que tienen.

La lista de plantas autóctonas, árboles, frutas y flores que se encuentran en América del Norte tienen beneficios sorprendentes.

Esta lista podría ser útil en el futuro cuando los medicamentos convencionales no están disponibles o que se hayan agotado. Es interesante notar que muchas de estas curas todavía se utilizan hoy en día, incluyendo la cera y polen de abeja, y la manzanilla.

Años de práctica deben haber sido realizadas antes de que estos remedios fueran cementados en la psique americana nativa como beneficiosos, y también se cree que observaron a los animales enfermos para ver qué plantas y árboles buscaban en tiempos de enfermedad. Dado que la medicina moderna ha avanzado, muchos de estos remedios caseros han dado respaldo a científico, por ejemplo, la aspirina se deriva de la salicina, un producto químico en la corteza interior del árbol de sauce.

La forma más común de administraron estos medicamentos era a través de tés, raíces que se añadian, o se hace una pasta y se aplica a la zona afectada.

1. Alfalfa: Alivia la digestión y se utiliza para ayudar a la coagulación de la sangre. Usos contemporáneos incluyen el tratamiento de la artritis, la vejiga, condiciones renales y la resistencia ósea. Mejora el sistema inmunológico.

2. Aloe: Una planta parecida al cactus. Las hojas gruesas pueden ser exprimidas para extraer una savia espesa que se puede usar para tratar quemaduras, picaduras de insectos y heridas.



3. Aspen: La corteza interna o xilema se utiliza en un té para tratar la fiebre, la tos y el dolor. Contiene salicina, que también se encuentra en los árboles de sauce y es el ingrediente base para la aspirina.

4. El polen de abeja: Cuando se mezcla con los alimentos puede aumentar la energía, ayuda a la digestión y mejora el sistema inmunológico. Si eres alérgico a las picaduras de abeja es muy probable que también seas alérgico al polen de abeja.

5. La cera de abejas: Se utiliza como un ungüento para quemaduras y picaduras de insectos, incluyendo picaduras de abeja. Destinada únicamente a ser utilizado externamente.

6. Mora Azul: La raíz, la corteza y las hojas cuando se aplastan y se infunde en un té se utilizan para tratar la diarrea, reducir la inflamación y estimular el metabolismo. Haciendo gárgaras se tratan los dolores de garganta, úlceras en la boca y la inflamación de las encías.

7. Frambuesa Negra: Las raíces de esta planta se trituran y se utilizan como un té o hervida y se mastican para aliviar la tos, la diarrea y el malestar intestinal en general.

8. Trigo: Las semillas se utilizan en sopas para disminuir la presión arterial, ayuda con la coagulación de la sangre y alivia la diarrea.

9. Cayena: Las vainas se utilizan como un calmante para el dolor cuando se toma con alimentos o bebido un té. También se utiliza para tratar la artritis y el malestar digestivo. Se aplica a veces a las heridas en forma de polvo para aumentar el flujo de sangre y actua como antiséptico y anestésico para calmar el dolor.

10. Manzanilla: Las hojas y flores se utilizan como un té para tratar problemas intestinales y náuseas.

11. Prunus Virginiana: Considerada por las tribus nativas americanas como el tratamiento medicinal para todo uso, las bayas se pican, se secan y son aplastadas en un té o un cataplasma para tratar una variedad de dolencias. Estas incluyen la tos, los resfriados, la gripe, las náuseas, la inflamación y la diarrea. Se usa como un ungüento o cataplasma para el tratamiento de quemaduras y heridas. A igual que las semillas de manzana es venenosa en altas concentraciones. Asegúrate de tener cuidado si estás pensando en esto para cualquier uso.

12. Echinacea: También conocida como equinácea purpúrea, se trata de un clásico de la medicina nativa americana que se utiliza para fortalecer el sistema inmunológico, combatir las infecciones y la fiebre. También se utiliza como un tratamiento antiséptico y general para los resfriados, la tos y la gripe.

13. Eucalipto: El aceite de sus hojas y raíces es un tratamiento común cuando se infunden en un té para tratar la tos, el dolor de garganta, la gripe y la fiebre. Se utiliza hoy en día como un ingrediente en pastillas para la tos.

14. Hinojo: es una planta con un sabor a regaliz, esta se utiliza en un té o masticada para aliviar la tos, dolor de garganta, la digestión, ofrecer alivio a la diarrea y es un tratamiento general para los resfriados. También se usa como un cataplasma para el alivio de los ojos y dolores de cabeza.

15. Santamaría: hoy en día se utiliza como un alivio natural para la fiebre y los dolores de cabeza, incluyendo fuertes dolores de cabeza como la migraña, también puede ser utilizado para problemas digestivos, asma, dolores musculares y articulares.

16. Feverwort: Otro remedio para la fiebre que también se utiliza para el dolor en general, picazón y rigidez en las articulaciones. Puede ser ingerido como un té, masticado o machacado hasta obtener una pasta como un ungüento o cataplasma.

17. Raíz de Jengibre: Otra súper planta en la medicina nativa americana, la raíz aplastada se consume con los alimentos, como un té o un ungüento o cataplasma. Se conoce hoy en día por su capacidad para ayudar a la salud digestiva, también es anti-inflamatoria, ayuda a la circulación y puede aliviar los resfriados, la tos y la gripe, además de la bronquitis y el dolor en las articulaciones.

18. Ginseng: Esta es otra hierba contemporánea que tiene una historia que se remonta a través de culturas durante miles de años. Las raíces fueron utilizados por los nativos americanos como aditivo alimentario, un té y un cataplasma para tratar la fatiga, aumentar la energía, mejorar el sistema inmunológico y ayudar al hígado en general y la función pulmonar. Las hojas y tallos también fueron utilizadas, pero la raíz tiene la mayor concentración de principios activos.

19. Vara de oro: Comúnmente es conocida en la actualidad como una fuente de alergias y el estornudo, pero en realidad es considerada otro medicamento “todo en uno” por los nativos americanos. Como un té, una adición a los alimentos y un ungüento tópico, se usa para tratar afecciones como la bronquitis, la congestión del pecho y los resfriados, la gripe, la inflamación, el dolor de garganta y como un antiséptico para los cortes y abrasiones.

20. Madreselva: Las bayas, los tallos, las flores y las hojas se utilizan para tratar tópicamente picaduras de abeja y las infecciones de la piel. Como un té, se utiliza para tratar los resfriados, dolores de cabeza y dolores de garganta. También tiene propiedades anti-inflamatorias.

21. Lúpulo: Como un té se usa para tratar problemas digestivos y, a menudo mezclado con otras hierbas o plantas, como el aloe, puede relajar los músculos. También se utiliza para aliviar el dolor de muelas y el dolor de garganta.

22. Regaliz: Raíces y hojas se pueden utilizar para la tos, los resfriados, dolores de garganta. La raíz también se puede masticar para aliviar los dolores de muelas.

23. Gordolobo: En forma de infusión en el té o añadiéndola a una ensalada u otros alimentos, esta es una planta que se ha utilizado por los nativos americanos para tratar la inflamación, la tos y la congestión pulmonar y las aflicciones en general. Es bastante común y es probable que crezcan en tu patio trasero o en algún lugar cercano.

24. Flor de la pasión: Las hojas y raíces se utilizan para hacer un té para tratar la ansiedad y el dolor muscular. Sirve como un cataplasma para las lesiones de la piel, como quemaduras, picaduras de insectos y también se puede hervir.

25. El trébol rojo: Crece en todas partes y las flores, las hojas y las raíces suelen ser infundida en un té o se utilizan para acompañar los alimentos. Se utiliza para aliviar la inflamación, mejorar la circulación y el tratar enfermedades respiratorias.

26. Escaramujo: Esta es una baya de color rojo y naranja que es el fruto de rosas silvestres. Ya se sabe que es una fuente masiva de vitamina C y cuando se come entera, aplastado, en un té o añadida a los alimentos, se utiliza para el tratamiento de los resfriados y la tos, problemas intestinales y como antiséptico y para tratar la inflamación.

27. Romero: Un miembro de la familia de los pinos y se utiliza en los alimentos y como un té para tratar el dolor muscular, mejorar la circulación y como un limpiador general para el metabolismo.

28. Salvia: es un arbusto de largo alcance en gran parte de América del Norte, es un repelente natural de insectos y se puede utilizar para la lista estándar de los trastornos digestivos, resfriados y dolores de garganta.

29. Menta verde: Se utiliza constantemente por las tribus de nativos americanos para el tratamiento de la tos, los resfriados, la dificultad respiratoria y como una cura para la diarrea y un estimulante para la circulación sanguínea.

30. La valeriana: La raíz se utiliza como una infusión en un té para aliviar dolores musculares, dolores y se dice que tiene un efecto calmante.

31. Pino Blanco: sus partes se pueden infundir en un té. Se utiliza como un tratamiento estándar para la dificultad respiratoria y la congestión del pecho.

Si eres un experto en remedios nativos americanos estoy seguro de que puedes agregar muchos a esta lista. Hay algunos libros excelentes sobre las curaciones de la naturaleza y las propiedades medicinales específicas que las tribus nativas norteamericanas descubrieron. Los remedios naturales son dignos de consideración, tanto desde un punto de vista histórico y potencialmente práctico. Sólo asegúrate de identificarlas adecuadamente y consulta con tu médico antes de usarlas.

Si te gusto este artículo o aprendido algo nuevo, por favor no olvides compartirlo con otros para que tengan la oportunidad de disfrutar de esta información gratuita. Este artículo es de código abierto y libre de usarse dando un enlace directo a la URL del artículo original. Gracias por tomarte el tiempo para apoyar una iniciativa de código abierto. Creemos que toda la información debe ser libre y disponible para todos. Ten un buen día y esperamos verte pronto!