McDonald acaba de salir con una ensalada "saludable" de lechuga, pero sólo hay un problema...




Aunque McDonald sigue siendo una fuerza poderosa en el mercado mundial de comida rápida, sus recientes desastres de relaciones públicas, desde el fiasco de sus 19 ingredientes en las patatas fritas francesas a su utilización de animales maltratados, han motivado a la empresa a cambiar su propia marca. McDonald ha hecho no sólo un llamado a los bocadillos cada vez más extraños, como las patatas fritas con chocolate que debutaron recientemente en Japón, sino también ha comenzado a ofrecer opciones "saludables".

Una de las últimas respuestas de McDonald para caída de las ventas fue el lanzamiento de una línea de ensaladas en Canadá, que se anunció el año pasado. La nueva ensalada César, llamada el "Keep Calm and Caesar On" ofrece  una mezcla de lechuga rica en nutrientes con col rizada bebe. ¿El único problema? El contenido de calorías y sodio en esta nueva opción "saludable" supera a los de una Big Mac. Y una Big Mac doble.

A pesar de que los envases de la ensalada invitan al consumidor a "conseguir sus verdes con ocho diferentes tipos de lechuga," la comida también incluye queso parmesano, tocino, pan frito, pollo, y un aderezo hecho por Kraft. El sitio web canadiense de McDonald informa a los consumidores que, incluso con la opción "pollo crujiente", la ensalada tiene 530 calorías, pero esta cifra no incluye el aderezo. Como ha señalado la Canadian Broadcasting Corporation (CBC), una vez que se ha añadido, "la ensalada aumenta a 730 calorías, 53 gramos de grasa, y 1,400 miligramos de sal."

"A nivel de salud, yo creo que es grasosa y esta sobrecargada de sodio," la dietista registrado de Toronto, Shauna Lindzon, dijo a CBC. La ingesta máxima recomendada de sodio en Canadá es 2.300 mg por día, aunque Health Canada, el departamento de salud del gobierno, dice que 1500 mg es ideal. Esto significa que al comer una ensalada César "sana" se llega a la gran mayoría del límite de sodio "sano". Lindzon dice que "Al comer esa ensalada, estás recibiendo la cantidad de sodio para el día", mientras CBC señala que "las mujeres adultas promedio también estarían recibiendo alrededor de un tercio de sus calorías diarias recomendadas."

En comparación, el clásico Big Mac tiene 530 calorías y 950 miligramos de sodio. Incluso el Big Mac doble tiene "sólo" 680 calorías y contiene "sólo" 1340 miligramos de sodio. La nueva opción, 'saludable' de McDonald supera también el contenido de calorías, no sólo de la Big Mac y variaciones de las mismas, sino de la hamburguesa regular, la doble con queso, el Filet-O-Fish, el doble Filet-O-Fish, el sándwich de tocino McDouble , el cuarto de libra con queso, y el BLT cuarto de libra por nombrar unos pocos.

Los inconvenientes de la ensalada César, sin embargo, no se limitan a su contenido de calorías y sodio. Un rápido vistazo a los ingredientes revela contenidos cuestionables. Aunque McDonald dio a entender que podría ofrecer opciones orgánicas de nuevo en 2014, no ha realizado ningún cambio dirigido a tal efecto. La ensalada César no aparece orgánica, lo que probablemente significa que la lechuga y la col rizada han sido rociadas con pesticidas, que están vinculados a una variedad de problemas de salud. El tocino incluye nitrito de sodio, que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer ha considerado que es "probablemente cancerígeno"  por no hablar de las condiciones de fábrica a las que están sujetos los animales de granja.

Mientras que otras ensaladas en el menú, incluyendo la opción " I’m Greek-ing Out ", tienen menos calorías, todavía no son necesariamente saludables. Como dijo Lindzon de la ensalada, "En combinación con el aderezo de queso Feta griego, la ensalada de pollo "I’m Greek-ing Out” a la parrilla tiene las siguientes cantidades: 420 calorías, 26 gramos de grasa y 1,080 miligramos de sodio. Eso es casi el mismo contenido de calorías, grasa y sal que una hamburguesa doble”.

Estas opciones llamadas más saludables se desarrollaron en gran parte en respuesta a la caída de las ventas de McDonald en todo el mundo, aunque la compañía luchó inicialmente el cambio. Como ha señalado la Associated Press el año pasado cuando la compañía anunció su nueva línea de ensaladas en Canadá, "El abrazo de la col rizada puede parecer extraño para algunos, teniendo en cuenta que McDonald publicó recientemente un anuncio que celebra el Big Mac y se burló de los ingredientes de moda como la soya, quinua, yogur griego  y la col rizada".

Sin embargo, frente a la disminución de las ganancias y la creciente aprensión hacia sus productos, el CEO Steve Easterbrook anunció el año pasado su intención de convertir la empresa en una "empresa de hamburguesas moderna y progresista".

Si para Easterbrook moderna y progresista significa plagada de obscenos niveles de sodio y calorías, entonces por todos los medios, él está en el camino correcto.