Hombre toma 2 cucharadas de aceite de coco dos veces al día durante 60 días y esto le sucedió a su cerebro!



La teoría de la doctora Mary Newport, si es precisa, puede ser uno de los descubrimientos de salud más grandes e importantes de todos los tiempos.

Sugiere que los cuerpos cetónicos, que se forman cuando el cuerpo digiere aceite de coco, pueden servir como combustible alternativo para el cerebro. Este aceite se cree que ofrecen ventajas esenciales en la prevención y tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.

Ella tiene su propia historia con esta condición, ya que su marido, Steve sufrió de demencia progresiva durante 5 años a sus años 50, y luego tuvo una resonancia magnética que confirmó el diagnóstico clínico de la enfermedad de Alzheimer.

En su estudio del caso, ella contó su historia:

"Muchos días, a menudo durante varios días seguidos, se encontraba en una niebla; no podía encontrar una cuchara o recordar cómo conseguir el agua de la nevera... Un día le pregunte si llego una llamada que yo esperaba y él diría "No", 2 días después el recordaría el mensaje de una pareja unos días antes y lo que dijeron".

Ella relató que Steve no tenía memoria a corto plazo, pero la información todavía existía en algún lugar de su cerebro, y sintió que su dieta estaba de alguna manera relacionada con el problema. Steve comenzó a tomar medicamentos para desacelerar el desarrollo de la enfermedad, pero se deprimió, no realizaba incluso las tareas más simples, perdió peso, se le olvidó cómo cocinar y como utilizar una calculadora.

Sin embargo, se mantuvo en buenas condiciones y pasó todo el día trabajando en el garaje y su patio.

El Dr. Newport se interesó en las conclusiones de los estudios que afirmaban que los triglicéridos de cadena media o cuerpos cetónicos fueron capaces de tratar y prevenir la enfermedad de Alzheimer.

Los expertos también consideraron los triglicéridos de cadena media como un tratamiento potencial para la diabetes, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, la epilepsia resistente a los fármacos, y la enfermedad de Huntington.

Ella explicó:

 "Los cuerpos cetónicos pueden ayudar al cerebro a recuperarse después de una pérdida de oxígeno en los recién nacidos hasta los adultos, puede ayudar al corazón a recuperarse después de un ataque agudo, y puede reducir los tumores cancerosos. Los niños con epilepsia resistente a fármacos a veces responden a una dieta cetogénica extremadamente baja en carbohidratos".

Si la glucosa no está disponible, las células en el cuerpo pueden utilizar los cuerpos cetónicos como combustible alternativo. Normalmente no circulan en el cuerpo, sólo cuando se muere de hambre durante un par de días, o si la persona sigue una dieta muy baja en carbohidratos. El Dr. Newport añade:

 "En la enfermedad de Alzheimer, las neuronas en ciertas áreas del cerebro son incapaces de tomar la glucosa debido a la resistencia a la insulina, y poco a poco se mueren... si estas células tienen acceso a los cuerpos cetónicos, potencialmente podrían mantenerse con vida y seguir funcionando."

Por lo tanto, ella comenzó a dar una dosis de aceite de coco a su marido diariamente. Tomaba 3 cucharadas de aceite dos veces al día, para asegurarse de que hubiese una circulación constante de cuerpos cetónicos en el sistema. Después de un tratamiento de 2 meses, él estaba más feliz y alerta, hizo chistes y se volvió más comunicativo. Además, su temblor se hizo menos perceptible, y él ya no estaba distraído mientras estaba trabajando.

Después de un año, Steve se volvió una persona completamente diferente, reconoció a sus familiares y amigos, era activo en las conversaciones, usaba fácilmente las palabras, era mucho más activo y más feliz, y sus expresiones faciales fueron más animadas.

Su esposa ha añadido:

 "Por ahora, estamos muy satisfechos con donde el esta y como el aceite de coco detuvo o ralentizo el progreso de su enfermedad, valió la pena cada gota que se tomó."



Fuentes y Referencias: