Esta hormona es la razón por la que no puedes bajar de peso, aquí está cómo solucionarlo y fomentar la pérdida de peso



¿Cuántas veces has intentado bajar de peso sin ningún resultado? ¿Con demasiada frecuencia? Bueno, tal vez todo es cuestión de tus hormonas.

¿Alguna vez has oído hablar de la leptina?

Es una hormona que, literalmente, 'evita' la pérdida de peso. Su principal función es la de regular los niveles de energía y peso. Cruza la barrera entre la sangre y el cerebro, y se une a los receptores del apetito en el centro del cerebro. Después, envía señales al cerebro respecto a la cantidad de alimento que tu cuerpo necesita.

La leptina estimula la actividad del sistema nervioso simpático, y estimula los tejidos grasos para pasar energía. Sin embargo, a veces el cuerpo la acumula causando resistencia a esta hormona.

Esto ocurre cuando la leptina no puede alcanzar sus objetivos y falla al controlar el apetito. A veces, los receptores no pueden enviar señales a las células. Esto es lo que sucede con las personas con sobrepeso.

Los altos niveles de leptina hacen que la persona sea menos sensible a ella, y el cerebro no puede seguir las señales que recibe, lo que resulta en un mal metabolismo y alimentación compulsiva.

Los siguientes síntomas indican un potencial de resistencia a la leptina:

·         Aumento de peso

·         Ansiedad incontrolable

·         Comer por estrés

·         Comer tarde en la noche

·         Hipertensión

·         Insomnio

·         Incapacidad para perder el exceso de peso

·         Los antojos de azúcar

·         Alto número de triglicéridos

·         Ansiedad

·         Motivación pobre

·         Los refrigerios frecuentes después de las comidas

·         La fatiga después de las comidas

Esto es lo que debes dejar de comer para revertir resistencia a la insulina:

·         Grasas

·         Azúcar

·         Carbohidratos

·         Jarabe de maíz con alta fructuosa

Come más alimentos orgánicos y enteros. Evita los carbohidratos de los granos. Incluye más grasas saturadas y monoinsaturadas, como la contenida en el aceite de coco, aguacate, nueces, mantequilla y animales. Considera el uso de aceite de krill y otras grasas omega-3 de origen animal.

Corta la ingesta de alimentos procesados. Come más fibra soluble, proteínas y menos carbohidratos.

La actividad física es de suma importancia. Restablece el equilibrio natural en el cuerpo, y revierte la resistencia a la leptina.

Tus problemas de leptina pueden ser el resultado de la falta de sueño. Duerme un poco para descansar. Comprueba regularmente tus niveles de leptina, y trata sus problemas a tiempo. Utiliza medios naturales para restaurar el equilibrio hormonal.