Cómo reducir los poros grandes con sólo 1 ingrediente



Los productos para el cuidado de la piel comerciales prometen tensar la piel, reducir los poros y tratar las afecciones, pero estos vienen empaquetados con productos químicos agresivos, además de que cuestan una verdadera fortuna.

¿Por qué no pruebas nuestros remedios caseros naturales? Prometen resultados aún mayores, y estarás a salvo de las toxinas. El bicarbonato de sodio es el producto más potente que puedas encontrar.

Combine el bicarbonato de sodio y agua hasta formar una pasta espesa, y aplicarlo en la cara. Deja que haga su trabajo durante 15 minutos, luego enjuague bien con agua fría.



Te damos algunos remedios más naturales que te darán la piel sana y resplandeciente que sueñas. Todos ellos utilizan dos o tres ingredientes simples.

La clara de huevo y jugo de limón

Debes batir ligeramente dos claras de huevo y añadir unas gotas de jugo de limón. Aplica la mezcla resultante en tu cara, y deja que seque durante varios minutos. Enjuágate bien. Esta mascarilla cierra los poros y elimina el exceso de grasa y la piel muerta.

Almendras y jugo de limón

Remoja unas almendras en un tazón pequeño, y déjalas durante la noche. A la mañana siguiente, tritura las almendras en una pasta y añade una cucharadita de jugo de limón fresco. Aplica la máscara en tu cara y déjala actuar durante una hora. Enjuágate con agua fría.

Tomate y jugo de limón

Mezcla jugo de tomate y 2 o 4 gotas de jugo de limón. Utiliza un algodón para aplicar la mezcla de gran alcance en tu cara. Déjala actuar durante 15 minutos y enjuágate con agua fría. Los tomates tienen efecto astringente, y jugo de limón elimina el exceso de grasa en la piel. Este tónico hecho en casa es ideal para poros de la piel también.

 Pepino, limón y agua de rosas

Pela y ralla el pepino y añade unas gotas de jugo de limón. Agita con una cucharadita de agua de rosas también. Coloca la mezcla aromática en un paño limpio y aplícalo en tu cara. Enjuágate bien.

Limón y jugo de piña

Exprime el jugo de medio limón y agrégalo en media taza de jugo de piña fresca. Empapa una gasa u otra tela de tu elección en la mezcla de jugo y aplícalo en la cara. Deja que haga su magia durante 5 minutos y enjuágate.

Las enzimas de la piña  contraen y limpian la piel. Por otra parte esta máscara ofrece un increíble efecto astringente, ya que el jugo de limón es muy potente.

Fuente: www.healthyfoodteam.com