La información sobre la dieta alcalina que cada paciente con cáncer tiene que leer inmediatamente



Este artículo no solo será útil para los pacientes con cáncer, sino para todos ustedes, ya que proporciona una explicación del equilibrio del pH de numerosos alimentos. Es decir, cada ser humano necesita mantener el cuerpo en un ambiente alcalino con el fin de promover la salud y prevenir enfermedades graves como el cáncer.

De acuerdo a Raw Health Food "El cuerpo humano hace todo lo posible para mantener un pH ligeramente alcalino de 7,35, pero la mala alimentación y el estrés pueden cambiar el PH a un estado ácido en el que las enfermedades pueden prosperar."

Vas a protegerte y proteger tu salud general en gran medida si cambias tus hábitos alimenticios.

Una dieta alcalina, es grande la prevención del cáncer, no se puede seguir fácilmente hoy en día, especialmente en los países occidentales de ritmo rápido, cuando numerosas personas consumen paquetes de aperitivos, alimentos procesados, comidas rápidas y comidas de microondas. Estos alimentos no son buenos para tu bienestar, y son especialmente nocivos en el caso del cáncer.

Por lo tanto, tan pronto cuando un paciente es diagnosticado con cáncer, es aconsejable prepararse para los siguientes tratamientos, siguiendo una dieta saludable y equilibrada, alcalina. Esto elevará significativamente las posibilidades de curación.

A saber, la dieta adecuada sería abundante en, alimentos frescos preparados. Estos son los cambios en la dieta más importantes que hay que hacer en el caso del cáncer:

Una dieta alcalina reduce la inflamación y mejora el pH intracelular

Hoy en día, muchas personas consumen alimentos que aumentan el pH intracelular y causa inflamación. El estado de un aumento del pH intracelular se conoce como acidosis latente, que es el entorno ideal para la proliferación de cáncer.

Por lo tanto, una dieta saludable y alcalina mejorará el pH intracelular con el tiempo, y luchara contra la inflamación.

Incluye principalmente vegetales orgánica de hoja verdes, brócoli, vegetales de raíz, hierbas y especias, frijoles, lentejas y guisantes, coliflor y coles, ajos, cebollas, puerros y cebolletas, frutos secos y semillas, junto con una pequeña cantidad de granos sin gluten como el arroz.

Por otra parte, esta dieta incluye una porción de entre 2 o 4 onzas de carne de pastoreo, pescado limpio, o aves de corral orgánicas, unas cuantas veces a la semana. Además, con el fin de equilibrar el consumo de minerales y vitaminas, debes comer 2 o 3 piezas de fruta fresca entera. En realidad, debes comer la mayor cantidad de frutas y verduras como sea posible.

Evita el gluten

Los granos glutinosos conducen a la inflamación, que es beneficioso para la progresión del cáncer. Por lo tanto, debes eliminar los granos con alto contenido de gluten como los cereales integrales, el centeno, el trigo, así como pastas, pasteles, pan, magdalenas, galletas y otros productos horneados.

Por otra parte, debes consumir cereales integrales, sin gluten como el arroz, quinua, trigo sarraceno, amaranto y mijo. Por otra parte, debes evitar productos preparados "sin gluten", y que no contengan azúcar ni aceites procesados.

Evita el azúcar

Esta dieta excluye el azúcar, ya que las células cancerosas utilizan más glucosa por unidad de tiempo que otras células. A saber, el metabolismo del azúcar conduce a la acidez, que es beneficioso para la progresión del cáncer.

Además, una dieta rica en azúcares, así como frutas, estimulará la respuesta de la insulina. Por lo tanto, si se consumen con frecuencia durante el día, es posible suprimir la inmunidad y elevar los niveles de insulina en el cuerpo, y por lo tanto dar lugar a resistencia a la insulina, lo cual está directamente relacionado con la proliferación del cáncer.

Además, el azúcar procesada drena el magnesio del cuerpo y contribuye al cáncer. Además, el jarabe de maíz de alta fructosa, debido a su metodología de procesamiento, es rico en mercurio, que es una toxina que provoca cáncer.

Por lo tanto, debes evitar todo tipo de azúcar, incluso azúcares "naturales", como el agave y la miel, el jarabe de maíz de alta fructosa y azúcar blanco. Puedes comer unos higos, albaricoques secos, manzana sin azúcar, o piña fresca.

Sin embargo, ten en cuenta que incluso la fruta debe consumirse en cantidades moderadas ya que la investigación ha demostrado que la fructosa incrementa la tasa de división celular de cáncer dos veces más que otros tipos de azúcar.

Evita los productos lácteos

Un importante estudio realizado por el profesor (emérito) T. Colin Campbell, Ph.D., de la Universidad de Cornell en vacas, demostró que la lácteos es uno de los alimentos más promotores del cáncer. A saber, esto es debido a la proteína de caseína.

Además, los yogures ricos en proteínas a base de leche en polvo o suero añadido son aún una amenaza mayor que el queso, el yogur o leche sola.

Sin embargo, si estás luchando contra el cáncer, debes evitar todo tipo de productos lácteos, ya que pueden conducir a un deterioro de los huesos, debido a la alta producción de ácido, conducen a la inflamación y promueven la proliferación del cáncer.


Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.

Fuente / Referencia: livingtraditionally.com

Otras fuentes incluyen enlaces en el artículo de Living Traditionally’s: www.greenmedinfo.com, fuente original del artículo