Dios mismo la envió a las personas: antibiótico, antioxidante, limpia el torrente sanguíneo, destruye colesterol



¿Con qué frecuencia agregas albahaca a tus platos? ¿Te gusta la forma en que da sabor a tu comida?
Las palabras no pueden describir su enorme poder, así que es mejor disfrutarla más a menudo.

Albahaca, o Ocimum basilicum, es una hierba aromática con hojas verdes ovaladas. Hay cerca de 60 especies diferentes, y cada una de ellas tiene un sabor y características ligeramente diferentes.

Se aprecia en gran medida por su gran poder antioxidante. Sus antioxidantes funcionan bien en favor de tu salud y dieta, y proporcionan una inmensa protección contra los daños inducidos por los radicales libres. Estas también previenen el envejecimiento celular, y el desarrollo de algunos tipos de cáncer, también.

El beta-caroteno en la albahaca se convierte en vitamina A en nuestro organismo. Impide la oxidación del colesterol, y por lo tanto protege el sistema cardiovascular.

El beta-caroteno también funciona muy bien en el tratamiento de muchas enfermedades, incluyendo la osteoartritis, el asma y la artritis reumatoide. Los radicales libres son responsables del desarrollo de estas enfermedades.

Salud del corazón y los vasos sanguíneos

La albahaca es abundante en magnesio y vitamina B6.

Esta vitamina previene acumulaciones de homocisteína, y el magnesio promueve un sistema cardiovascular sano. Esto es importante cuando se trata de prevenir los ataques al corazón. El magnesio también relaja los músculos de los vasos sanguíneos, lo que estimula el flujo de sangre y reduce el riesgo de arritmia cardiaca.

Uno de los mayores antibióticos naturales

Los aceites naturales en la albahaca tienen un efecto impresionante en el sistema inmunológico, como se muestra en las últimas investigaciones. Sus propiedades antisépticas y antibacterianas ayudan en el tratamiento de infecciones bacterianas.

Agrega albahaca a tus platos favoritos

La albahaca es el pilar de muchas cocinas, y es el ingrediente principal en muchos platos. Pero, recuerda, sólo puede añadirla después de terminar de cocinar los alimentos. De esta manera no va a perder su sabor.

Siempre usa albahaca fresca, ya que su sabor es mucho más fuerte.

El Pesto Genovese es el plato más popular hecho con albahaca. Contiene piñones, queso parmesano y salsa de albahaca verde.

Combina la albahaca fresca picada, aceite de oliva extra virgen y ajo para hacer tu salsa de albahaca. Puedes utilizarla para condimentar tus pastas, pan tostado y arroz.

Aquí está una buena receta de postre que utiliza albahaca:

·         Pica un poco de albahaca fresca

·         Revuélvela en un poco de jugo de limón,  agua y caña de azúcar fresca

·         Coloca la mezcla en bandejas de cubitos de hielo, y ponla en el congelador

·         Una vez que se congelen bien, vacía los cubos en tu licuadora y mézclalos.

·         Sirve el postre de hielo en estilo mediterráneo.

¿Alguna vez has probado la comida italiana? Utiliza albahaca para hacer una ensalada con tomate y mozzarella.

Siempre puedes disfrutar de una taza refrescante de té de albahaca. Pica unas cuantas hojas de albahaca y vierte sobre ellas un poco de agua caliente. Déjala reposar durante 8 minutos, y cuela.

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.