Cómo cultivar un suministro interminable de ajo en el hogar



Si te gusta cocinar, o si eres un fan de platos deliciosamente condimentados, sin duda amas el ajo, así!

El ajo es uno de los ingredientes más específicos, sabrosos y saludables que puedes agregar a tus comidas. Ajo deja un aroma característico agradable, que enriquece el sabor del plato.

Lo que es más, se puede cultivar en casa!

A pesar de su sabor y aroma, el ajo es una de las hortalizas más saludables, ya que proporciona varios beneficios para la salud, incluyendo:

Salud cardiovascular

Cuando se añade el ajo a los alimentos, impide la acumulación de grasa en el cuerpo y ayuda al cuerpo a lidiar mejor con ella. De esta manera, se reduce el riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca. Por otra parte, también ayuda en el caso de la hipertensión arterial y reduce de la hipertensión hasta en un 8%.

Sistema inmune

El ajo es un verdadero súper alimento cuando se trata del fortalecimiento del sistema inmunológico. Los estudios han demostrado que el consumo de un suplemento de ajo a diario reduce el riesgo de la gripe y resfriados en un sorprendente 63%. Además, es muy eficaz en el caso de infecciones por estafilococos, y también acelera el tratamiento de infecciones del oído.

Prevención de cáncer

La investigación ha demostrado que mientras más ajo consume una persona regularmente, menor es el riesgo de cáncer de hígado, cáncer colorrectal, y cáncer de estómago.

Cultivo de ajo en el hogar

El ajo es fácil de cultivar en casa, incluso si tienes un sitio pequeño puedes plantar algunas, en el jardín fuera de la casa. En todos los casos, agregándolo a tus plantas de cosecha propia proporcionarán muchos beneficios.

Por otra parte, siempre planta de ajo orgánico. El ajo no orgánico incluye numerosos productos químicos que han sido añadidos para evitar que germinen bien cuando se plantan. Además, asegúrate de plantarlos en octubre, antes de que el suelo se congele.

Además, el suelo debe ser fértil y suelto. Comienza con 2 o 3 pulgadas de materia orgánica, y haz surcos poco profundos, de 6 pulgadas de distancia.

A continuación, separa las cabezas de ajo, y elige los más grandes para la siembra, mientras que los más pequeños se pueden utilizar en la cocina. A continuación, distribuye los dientes a 4 pulgadas de distancia en los surcos, y a 3 pulgadas de profundidad.

A continuación, añade el fertilizante en los agujeros, y vierte un poco de agua. Si lo deseas, puedes añadir algunas hojas muertas o compost y, luego a esperar.

Debes fertilizar las plantas en primavera, agregar agua cuando el suelo está muy seco una pulgada por debajo de la superficie. Además, asegúrate de eliminar las flores que crecan.

Debes tirar de las hojas verdes de la planta tan pronto como tenga 5 o 6. Si lo deseas, puedes comer la cosecha de inmediato, o puedes almacenarlos para más adelante. Por lo tanto, es necesario limpiarlos bien, y luego colgarlos en un lugar seco, fresco y bien ventilado.

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.


Otros vínculos en el artículo de Family Life Goals:


Fuentes de imágenes destacadas: