Chia y avena, la combinación perfecta para derretir la grasa en el estómago!



Tu desayuno es la comida diaria más importante, por lo que siempre debes asegurarte de que sea rico en nutrientes saludables.
Sin embargo, el mejor desayuno que puedes tener es, sin duda, la mezcla de semillas de chía y avena, ya que combinas dos ingredientes muy beneficiosos. Esta mezcla te proporcionará suficiente energía para todo el día, y te ayudará a deshacerte del exceso de grasa depositada en la zona abdominal.

Estos ingredientes tienen numerosos beneficios importantes para la salud, como son:

Semillas de chía
Las semillas de chía son más ricas en calcio que la leche y los productos lácteos. Por otra parte, su alto contenido en ácidos grasos omega 3 y omega 6, reducen los niveles de colesterol, mejoran la salud del corazón y tienen poderoso antioxidante y propiedades anti-inflamatorias.
También tienen propiedades regenerativas, por lo que son excelentes en el caso de la artritis.

Avena
Esta hierba es un miembro de la familia de las gramíneas. Es rica en ingredientes importantes, como el potasio, zinc, cobre, yodo, fósforo, cloro, magnesio, manganeso, biotina, niacina, y muchos otros.
Por lo tanto, su uso regular trae diversos beneficios para la salud, previene numerosas enfermedades, y aumenta la salud general. Por otra parte, la avena reduce el colesterol malo, equilibra los niveles de azúcar en la sangre, y refuerza los huesos y los dientes.

Esta es una opción para mezclar estos ingredientes y preparar un delicioso y nutritivo desayuno!



Desayuno con avena y semillas de chía

Ingredientes:

  • 4 cucharadas de semillas de chía

  • 1 taza de avena

  • 2 cucharadas de miel

  • 2 cucharaditas de vainilla

  • 1 cucharadita de canela en polvo

  • 1 pizca de sal marina

  • 500 ml de agua

Método de preparación:
Mezcla la canela, la vainilla y el agua en un recipiente y calienta la mezcla hasta que hierva. Tan pronto como empiece a hervir, baja la llama y agrega la avena. Hervir durante un par de minutos, y retírala del calor.
Cubre el recipiente y déjalo a un lado durante 5 minutos para que se absorba. A continuación, añade la sal y la miel y mezcla bien.
Vierte la mezcla en un plato y añade las semillas de chía mientras todavía está caliente. Si lo deseas, puedes enriquecer el sabor mediante la adición de un poco de fruta, como fresas, plátanos, cerezas, manzanas, y así sucesivamente.

Disfruta, quema la grasa del vientre y mejora tu salud, al mismo tiempo!
Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.