7 signos de una deficiencia de vitamina D



La vitamina D es una pieza muy importante del rompecabezas de todo el cuerpo humano, y la falta de ella puede causar problemas de salud graves.

Esta vitamina soluble en grasa está estrechamente relacionada al calcio del cuerpo y permite el crecimiento y desarrollo apropiado de huesos sólidos. Por otra parte, la vitamina D fortalece la inmunidad y reduce las probabilidades de cáncer. A menudo olvidada, la vitamina D es esencial junto con otras vitaminas, para que tu cuerpo trabaje y prospere de manera  ideal.

La vitamina D no sólo es responsable de la prevención de ciertas enfermedades, sino que también neutraliza cualquier síntoma de su aparición.

Si el cuerpo humano se enfrenta a una falta de vitamina D, los huesos frágiles son el primer problema de salud que sucederá. Esto se encuentra sobre todo en los jóvenes, ya que los huesos crecen y se forman principalmente durante los primeros años de la vida de una persona.

Si esto sucede, otras cuestiones siguen rápidamente, incluyendo deformidades esqueléticas y fragilidad de los huesos, y un mayor riesgo de lesiones y fracturas.

Aun así, los huesos no son los únicos que sufren si la vitamina D no está presente en el organismo humano. De acuerdo con un estudio, esta importante vitamina es responsable de la prevención de la hipertensión y la diabetes tipo 1 y 2, así como la esclerosis múltiple (EM).

Para detectar fácilmente los síntomas de la deficiencia de vitamina D, enumeramos los 7 mejores indicadores más sensibles y precisos:

1. Dolor muscular y debilidad

La gama de dolor y debilidad en los músculos puede variar en intensidad, de muy bajo a insoportable. Cuando aumenta la deficiencia de vitamina D, el dolor crece también y sólo empeora a partir de ahí. La falta de vitamina D en realidad significa una contracción muscular más lenta y un movimiento muscular más débil.


2. Mal funcionamiento del sistema inmunológico

Cuando los niveles de vitamina D disminuyen, el sistema inmunológico puede hacer frente a una fuerte inestabilidad. Las células inmunes se alimentan de esta vitamina, así que cualquier cosa que no sea necesaria causa graves desequilibrios de la inmunidad.

Un estudio, llevado a cabo en Japón y publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition, los escolares involucrados en dos grupos: un grupo consumió suplementos de vitamina D y el otro grupo no lo hizo.

El primer grupo fue más resistente a la cepa de la gripe, a diferencia del segundo grupo que fue sometido a la misma. Un segundo estudio demostró que los niveles bajos de vitamina D se encontraron en pacientes que sufren de enfermedades autoinmunes.

3. Presión arterial elevada

La hipertensión (o también conocida como presión arterial alta) es muy común cuando se carece de vitamina D en el organismo. La vitamina D tiene la función de regular la retención de agua y la presión sanguínea elevada como consecuencia de péptido, una hormona que aumenta la presión arterial.

4. Depresión o cambios de humor

Cada vez que te sientes triste, sólo podrías tener que aumentar tus niveles de vitamina D. La vitamina D está muy estrechamente relacionada con el trastorno afectivo estacional (TAE), la tristeza durante el cambio de temporada.

Esto conduce a la evolución de los niveles de vitamina D3 y por lo tanto se requieren suplementos adecuados. En un estudio, que incluyó individuos que experimentan TAE, los suplementos de vitamina D3 se ofrecieron como tratamiento.

Los cambios en su estado de ánimo de triste a felicidad y positividad era más que evidente, y desaparecieron otros síntomas como ansia por la comida, letargo, hipersomnia, y trastornos del sueño.

5. Problemas de estómago y el intestino

Las personas que sufren de algunas enfermedades gastrointestinales, como la enfermedad celíaca, enfermedad de Crohn, enfermedad inflamatoria intestinal y otras condiciones, por lo general carecen de vitamina D y necesitan una terapia adecuada con suplementos.

La misma condición se produce en personas con exceso de grasa corporal, ya que la grasa disminuye los efectos y la cantidad de vitamina D en el organismo.

6. Sudoración crónica

Por extraño que pueda parecer, la sudoración excesiva suele indicar la pérdida de vitamina D. A pesar de que no está claro cómo estas dos están relacionadas, esta condición es más real y es especialmente válida si la sudoración ocurre en el área de la frente.

7. Trastornos cardiovasculares

La deficiencia de vitamina D se conoce a menudo por provocar ciertas enfermedades del corazón. Según los expertos médicos, cuando los niveles de vitamina D son bajos, los niveles de calcio en las arterias son más altos y por lo tanto, surgen problemas cardíacos. El calcio crea atascos dentro de las arterias, lo que generalmente conduce a una insuficiencia cardiaca o un derrame cerebral.

Aparte de las condiciones de salud, otros problemas que pueden ocurrir como resultado de la insuficiencia de vitamina D son: la diabetes tipo 2, colesterol alto y obesidad.

Incorporación de más vitamina D

Llegar a conocer los problemas de salud que pueden ocurrir si la vitamina D no se encuentra en el cuerpo, nos obliga a replantear nuestra nutrición y obtener los niveles de vitamina de vuelta a su nivel.

Aquí están los mejores productos llenos de vitamina D, los cuales, si se consume regularmente, nunca te fallarán. Tómalos con regularidad y mantén tu salud en el camino correcto:

·         Jugo de naranja (fortificada con vitamina D)
·         Luz de sol
·         Leche fortificadas a base de vegetales

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.

Fuentes y Referencias:

www.powerofpositivity.com, Artículo de fuente original




Fuente de la imagen: www.powerofpositivity.com