Una receta para el jugo de cúrcuma: Una poderosa bebida sanadora



La cúrcuma es el remedio natural más potente que puedes utilizar. Fortalece tu sistema esquelético, debido a sus propiedades anti-inflamatorias. Previene la metástasis en varios tipos de cáncer.

La cúrcuma purifica y desintoxica el hígado. Muestra un gran efecto en el tratamiento de la depresión, psoriasis, problemas de la piel, artritis y otros problemas similares.

La poderosa raíz es uno de los pilares en las medicinas tradicionales chinas y ayurvédicas, y se ha utilizado durante muchos siglos.

Ingredientes:

·         5 o 7 '' de raíz de cúrcuma

·         5 o 7 tamarindos

·         2 limones

·         Miel cruda

·         Agua

También necesitarás una licuadora, colador, envase, frasco de vidrio o cualquier otro recipiente de vidrio con una tapa.

Preparación:

1. Pela cuidadosamente tu cúrcuma. Tus dedos se pondrán amarillos, por lo que es posible que desee usar guantes o simplemente lavarte las manos con un jabón natural. Asegúrate de limpiar la tabla de cortar también. Remójala durante varios minutos, y frótala completamente con una esponja. Las manchas de curcumina son fáciles de quitar.

2. Limpia bien tus tamarindos, ya que sólo se necesita la parte interna de la fruta para esta receta.

3. Consigue un recipiente más grande y llénalo con agua. Añade la cúrcuma, y ​​déjala hervir durante unos 20 minutos. Te darás cuenta de cómo el agua se vuelve amarillenta.

4. Busca otra sartén, y llénala con una pulgada de agua. Añade sus tamarindos también. Bate con una cuchara de madera hasta que se disuelvan completamente. No necesitas más agua, pero si piensas que necesita un poco más, sólo tiene que añadir tanto como prefieras.

Las pequeñas semillas van a salir. Una vez que la mezcla se ablanda a tu gusto, apaga el fuego y déjala enfriar.

5. Vuelve a tu agua amarillenta. Es posible que necesites añadir un poco de agua para enfriarla ligeramente. Vierte el agua junto con la cúrcuma en tu licuadora. La etapa de ebullición mejorará el sabor de tu raíz de cúrcuma, y ​​para que se ablande un poco. Mezcla bien.

6. Coloca el colador sobre un recipiente más pequeño y cuela la mezcla de tamarindo. Usa una cuchara de madera para triturar la sustancia pastosa y así tener solo trocitos de la fruta. No necesitas ni las semillas ni las conchas de la fruta.

7. Añadir el puré de tamarindo a la licuadora y mezcla de nuevo. Transfiere la mezcla resultante a tu recipiente de vidrio. Agrega en un poco de miel al gusto, y ponle la tapa. Agita bien el contenido.

8. Mantén el zumo en la nevera durante 3 o 4 días antes de usarlo. Beber tu jugo de curación todos los días.

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.