Has limpiado tu horno de la manera incorrecta tu vida entera. ¡Esto es brillante!



Vamos a explicar todo el proceso de limpieza en dos sencillos pasos: El primero es sobre el horno en sí mismo y el segundo sobre la ventana del horno. Necesitarás las siguientes cosas con el fin de limpiar bien el horno: bicarbonato de sodio, agua, botella de spray, un tazón pequeño, vinagre y un trapo.

Así es como se debe limpiar el horno:

1. Retira las rejillas del horno
2. Haz una mezcla usando un par de cucharadas de bicarbonato de sodio en combinación con un poco de agua. Coloca la mezcla en un tazón. El objetivo en la preparación de esta mezcla es obtener una pasta que pueda ser fácilmente extendida sobre las superficies que necesita limpieza.
3. Extiende toda la pasta en el interior de tu horno. El bicarbonato de sodio debe tomar color.
4. Dejala mezcla en el horno durante la noche. Tienen que pasar 12 horas para que el bicarbonato de sodio haga su magia.
5. Al día siguiente: Toma un trapo mojado y tratar de quitar el bicarbonato de sodio tanto como sea posible.
6. Pon un poco de vinagre en una botella de spray y rocía la superficie donde se encuentran los restos de bicarbonato de sodio.
7. Limpia con el trapo húmedo después.
8. Coloca las rejillas en su lugar.
9. Seca completamente el horno y enciéndelo. Establece una temperatura baja y deja que seque durante al menos 15 minutos.

La ventana del horno

1. Mezcla bicarbonato de sodio con poco de agua con el fin de obtener una mezcla similar a una pasta espesa.
2. Aplica la pasta sobre la ventana del horno.
3. Deja actuar durante media hora.
4. Utiliza un trapo con el fin de limpiar la ventana.
Los resultados, literalmente, te sorprenderán. Este tipo de truco va a facilitar tu vida con seguridad!

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.


Fuente: www.fhfn.org