El agua embotellada se encontró que contiene más de 24.000 productos químicos, incluyendo disruptores endocrinos




Impactante, la investigación ha encontrado que el agua embotellada contiene más de 24.000 productos químicos, muchos de los cuales son disruptores endocrinos.

La vida moderna enfrenta constantemente graves amenazas para la salud debido al proceso de manufactura de alimentos y bebidas. Sin embargo, hay un número creciente de consumidores que solicitan productos plásticos que no contengan la hormona de alteración química bisfenol-A (BPA), lo que afectó positivamente la producción de agua, las bebidas y los alimentos.

Sin embargo, un reciente estudio alemán ha descubierto envases de plástico de alimentos y bebidas contienen miles de productos químicos peligrosos, así como un producto químico que es un disruptor endocrino (EDC) llamado di (2-etilhexil) fumarato, o DEHF, que es absolutamente no controlado.

Dos expertos de la Universidad Johann Wolfgang Goethe, Martin Wagner y Jorg Oehlmann, junto con un equipo de investigación del Instituto Federal Alemán de Hidrología, encontraron esta devastadora verdad debido a los ensayos que han buscado la presencia de EDC, llevados a cabo en 18 diferentes muestras de agua embotellada.

Encontraron 24,520 productos químicos diferentes en los productos de agua embotellada sometidos a las pruebas, a través del trabajo de los bioensayos y espectrometría de masas de alta resolución.


Sin embargo, la cuestión más preocupante estaba vinculada al DEHF, que es un producto químico plastificante utilizado con el objetivo de proporcionar flexibilidad a las botellas de plástico.

Los informes sugieren que este producto químico que se encontró era el culpable más común que conduce a la actividad anti-estrogénica. Aparte de las pequeñas cantidades de más de 24.000 posibles otras sustancias químicas nocivas, el DEHF se indicó que era la única EDC capaz de fomentar esta actividad.

El extracto publicado de este estudio indicó que 13 de las 18 muestras de agua embotellada examinadas mostraron actividad anti-estrogénica "significativa". Por otra parte, 16 de las 18 muestras analizadas se ha encontrado que dificultan tus receptores de andrógenos en el cuerpo en un  90%.

Además, aparte del DEHF, el resto de los 24,520 trazos de productos químicos, también se descubrió que tenían efectos negativos, ya que dañan significativamente el sistema hormonal.

Es decir, miles de estos disruptores endocrinos que se utilizan en la producción de plástico han demostrado ser un material inseguro.

Sin embargo, lo que este equipo investigación no identificó fue que el DEHF es específicamente anti-andrógeno, lo que significa que no es el único producto químico que tiene un efecto perjudicial sobre el sistema endocrino. Aparentemente, hay uno, o más, productos químicos en el agua embotellada que interrumpen el sistema de señalización química del cuerpo, que es responsable de la producción y el uso de las hormonas en el cuerpo.

"Se confirmó la identidad y la actividad biológica del DEHF e isómeros adicionales de fumarato y maleato de dioctilo usando patrones auténticos", informan los investigadores. "Ya que DEHF es anti-estrogénica, pero no anti-androgénico llegamos a la conclusión de que, aún no identificados EDC adicionales que contribuyan al efecto antagonista del agua embotellada."

Por lo tanto, mientras que los resultados relativos a DEHF son revolucionarios, se ha llegado a la conclusión de que hay una necesidad de más investigación importante, con el fin de identificar los tipos de productos químicos y Sanguijuelas de plástico en los alimentos y bebidas que consumimos.

No podemos esperar que esta investigación se lleve a cabo por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) o la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), o cualquiera de las otras agencias del gobierno de tres letras, entonces dichos equipos de científicos independientes volverán a necesitar jugar el papel principal en ello.

"Este trabajo es un 'tour de force' en la identificación de los disruptores endocrinos en los materiales envasados," dice Bruce Blumberg de la Universidad de California, Irvine, citado por Química Mundial.

Este tipo de análisis, añade, "va a ser muy importante para nuestro futuro la comprensión de a que productos químicos estamos expuestos rutinariamente y cuáles de éstos presentan peligro de ser disruptores endocrinos".

Mientras tanto, debemos evitar los envases de plástico tanto como sea posible, y utilizar el acero o el vidrio en su lugar, con el fin de prevenir todo tipo de amenazas para la salud.


Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.

Fuentes: