¿Te deshaces de la cáscara de huevo? Después de leer esto, nunca los harás eso otra vez




No es ningún secreto que los huevos, están llenos de proteínas, vitaminas y minerales (lo suficiente para que cresca un pollo bebé a partir de una sola célula) son uno de los alimentos más nutritivos del planeta. En todo el mundo una persona promedio consume alrededor de 150 a 200 huevos por año. Eso es más de un billón de huevos por año! Ahora pregúntate a ti mismo esto: "¿Qué pasa con todas esas cáscaras de huevo?"

La cáscara de un huevo de gallina se compone de cristales con alrededor del 96% de carbonato de calcio (CaCO3), unidos entre sí por las proteínas. Los métodos comerciales comunes para la eliminación de las cáscaras de huevo incluyen el uso como fertilizante o como fuente de calcio en la alimentación animal, pero el consumidor medio normalmente las deja caer en el cubo de la basura de la cocina o en el triturador de basura. Si estás entre este grupo, por favor, sigue leyendo para descubrir seis usos creativos de las cáscaras de huevo que beneficiarán a tu jardín.

1. Fertilizantes

Las cáscaras de huevo son una gran manera de añadir calcio a tu abono. Debido a que las conchas tienen un área superficial muy alta en relación al volumen, que se descomponen muy rápidamente. Ni siquiera te preocupes de la esterilización o molerlas. Deshazte de tus conchas en la pila o en el barril y voltéalas.

Alternativamente, se puede incorporar la cáscara de huevo desmenuzado directamente en los hoyos de plantación en primavera.

Durante los meses de invierno, distribuye tus conchas sobre el terreno en el que se plantara llegando la primavera. Una vez que el suelo se caliente, puedes tirar las conchas en el abono. Si eres adverso a la idea de tener cáscaras de huevo en el suelo durante todo el invierno, también puede limpiar y almacenar las conchas hasta la estación de siembra inicie.

Mientras que el calcio se considera un nutriente secundario de las plantas, tu jardín sin duda apreciarán los minerales añadidos, especialmente si cultivas tomates o pimientos, ya que estas plantas se ven afectadas más fácilmente por la deficiencia de calcio.

2. Disuade las plagas

Si tienes problemas con babosas y caracoles en tu jardín, trata de rociar cáscaras de huevo desmenuzado en trozos grandes, alrededor de las plantas en las que estos pequeños parásitos viscosos les gusta cenar. Los bordes afilados de las conchas “disuaden a los caracoles y babosas mediante el lijado de los pies sensibles de los moluscos de la tierra que intentan cruzar la barrera”. La mayoría de los caracoles y babosas emigrarán rápidamente de tu jardín en busca de una presa más fácil.

3. Materos para iniciar semillas



Debido a que las cáscaras de huevo se biodegradan rápidamente cuando se introduce en el suelo del jardín, también sirven como las materos de arranque de semillas perfecto. Al abrir los huevos para eliminar el contenido, trata de romper sólo un pequeño agujero en el extremo puntiagudo de la cáscara. Limpia el interior de las cáscaras de huevo (agua hirviendo funciona bien para esto) y perfora un agujero de drenaje pequeño en la parte inferior de cada una cáscara. A continuación, puede colocarlos de nuevo en la caja de cartón, llena cada concha con tierra para macetas húmeda, y añade tus semillas. Una vez que las plántulas superen sus "meteros" puede trasplantarlas de la concha directamente en macetas más grandes o en el jardín.


4. Alimento para las aves

Tanto antes como después de la puesta de huevos, las aves madre necesitan más calcio en sus dietas. Esteriliza tus cáscaras de huevo horneándolas a 250 ° F / 120 ° C durante unos diez minutos, por lo que las conchas estarán secas, pero no de color marrón en el interior. A continuación, desmoróna tus cáscaras de huevo bien y colócalas al aire libre (en un comedero o incluso en el suelo) durante la primavera y el verano. También se pueden mezclar las migajas de cáscara de huevo con alpiste, sebo, o gusanos de la harina en un comedero para pájaros. De cualquier manera, tus aves mamas sólo podrán darte las gracias por el también cenar las plagas de insectos que de otro modo podrían dañar tu jardín.

5. Repelen los ciervos

Si tienes venados que visitan tu jardín como si fuera su propio buffet personal cada noche, dispersa algunas cáscaras de huevo alrededor de las plantas que se están comiendo más. Los Ciervos odian el olor de la albúmina y tienden a permanecer lejos de un área que huele a huevos crudos. Sólo ten cuidado al usar este método ya que el olor en realidad puede atraer a los bichos más pequeños como roedores a los que les gusta comer huevos.

6. Valor estético

Las cáscaras de huevo finamente molidas también pueden ser muy bonitas. Si tienes una familia grande o simplemente comen una gran cantidad de huevos, hierve tus conchas para esterilizarlas, desmorónalas, y luego colócalas en un gran frasco de vidrio para su almacenamiento. Una vez que hayas recogido suficientes migajas de concha, espolvorea alrededor y entre tus plantas. No sólo las cáscaras de huevo ayudarán a controlar las plagas sino que finalmente, agregaran calcio de nuevo a la tierra, el color blanco también puede ser un acento hermoso en tu jardín. Añade conchas de ostras desmenuzadas para un aspecto aún más interesante con todos los mismos beneficios para la salud del jardín.

Con estos seis consejos bajo la manga, ahora tú y tu jardín pueden disfrutar de los beneficios para la salud de la comida perfecta de la naturaleza, el huevo.

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.