6 antiguos remedios que pueden sanar tu mente y tu cuerpo



Nuestro cuerpo y mente deben trabajar juntos en armonía, si queremos lograr una salud óptima. Afortunadamente, muchos remedios antiguos pueden trabajar para reequilibrar tus niveles de energía y de pH, para que puedas sentirte lo mejor posible. ¿Sabías que muchos problemas de salud se han relacionado con un alto nivel de acidez en el cuerpo? La acidez causa inflamación, que por lo tanto hace que los niveles de cortisol  aumenten, lo que resulta en una gran cantidad de enfermedades y afecciones. Si quieres tener una mejor salud, es importante alcalinizar tu cuerpo tanto como sea posible, lo que puede hacerse con los remedios naturales.

Aquí hay 6 remedios que pueden sanar tu cuerpo y tu mente:

1. Agrega cardamomo en polvo a tu café

A pesar de que nuestro mundo funciona esencialmente por el café, no caigas en el lado ácido de la escala del pH, ya que puede dañar a nuestro cuerpo si bebemos demasiado. Para no tener estos efectos nocivos, trata de añadir media cucharadita de cardamomo en polvo por cada taza de 12 oz de café. Si deseas alcalinizar más tu cuerpo, asegúrate de beber mucha agua, si decides beber café por las mañanas; esto ayudará a mantener la acidez baja, al mismo tiempo que te mantendrá hidratado.

2. Los alimentos alcalinos

Como hemos mencionado anteriormente, comer una dieta bastante alcalina va a hacer maravillas para tu mente, cuerpo y alma. El nivel de pH de nuestro cuerpo esta naturalmente, en algún lugar entre 7,30 y 7,45, por lo que comer alimentos que respondan a este nivel de pH, nos hará sentir mejor. Los alimentos tales como frutas, verduras, frutos secos, semillas, y los almidones son los alimentos óptimos para el cuerpo humano. Comer demasiada carne, productos lácteos, alimentos procesados, azúcar refinada y alcohol, puede lanzar nivel de pH de tu cuerpo muy acido, por lo tanto, abrir el cuerpo a la enfermedad.
Además, tomar agua con el correcto nivel de pH es importante,  trata de beber agua no fluorada, o agua ionizada, si es posible.

3. Aceites Saludables

De acuerdo con WebMD, ofrecen muchos beneficios, incluyendo la protección contra la gingivitis, la placa, y los microorganismos que causan el mal aliento. Esta práctica ayurvédica se remonta a 3.000 años, y consiste simplemente en enjuagarte la boca con una cucharada de aceite de coco, sésamo o girasol durante 20 minutos, luego escúpela. Las enzimas del aceite van a ayudar a sacar las toxinas y la acidez del cuerpo, lo que reduce la inflamación en el proceso. También te darás cuenta de dientes más blancos, piel y ojos más claros, y encías más fuertes, además, tus niveles de energía aumentarán notablemente.

4. Utiliza cúrcuma en tu cocina.

La cúrcuma se ha usado por las culturas antiguas para una gran variedad de cosas, incluyendo la artritis, acidez estomacal, dolor de estómago, diarrea, gases, hinchazón, dolores de cabeza, bronquitis, depresión, cáncer, enfermedad de Alzheimer, y mucho más. Esta hierba de gran alcance definitivamente debe convertirse en una parte de tu régimen de alimentación diario si no lo es ya; ya sea que puedas añadirla a tu cocina, poner un poco en tu té antes de acostarte, o añadirla a tu cocción. Una cucharadita de cúrcuma por día hará el truco.

5. Practica pensamientos positivos.

Como probablemente ya saben, los pensamientos negativos son el peor enemigo del cuerpo y de la mente. Prácticamente todas las enfermedades comienza en la mente, por lo que el entrenar a nuestro cerebro para intervenir en los aspectos positivos en lugar de centrarse en los aspectos negativos es absolutamente vital para nuestra salud. Podría tomar algún tiempo, pero no renuncies a la reprogramación de tu cerebro. Es posible que tengas un desliz unas cuantas veces y vuelvas a caer en patrones negativos, pero eso se espera. En lugar de golpearte a ti mismo, simplemente toma unas cuantas respiraciones, relájate, y perdónate a ti mismo. La respiración profunda, meditación y afirmaciones positivas, pueden cambiar totalmente tu vida, si las incorporas en tu estilo de vida en general. Si deseas leer más sobre lo que los pensamientos negativos hacen a tu cerebro, puedes hacerlo aquí.

6. Utiliza aceites esenciales.

Hay una amplia variedad de aceites esenciales disponibles, todos con diferentes propiedades curativas. Algunos de los más comunes son la lavanda, que puede ayudar con el estrés y la ansiedad, la menta, puede ayudarte a sentirte fresco y alerta, y la manzanilla, también alivia la ansiedad y el estrés. Sin embargo, hay muchos más para elegir, dependiendo de tu problema en particular; puedes aprender más sobre los aceites esenciales aquí.

Para utilizarlos en un masaje, coloca una o dos gotas en la zona que parece molestarte, o, para el estrés y la ansiedad, simplemente masajea con unas gotas en tus sienes. También puedes añadir 15 o 20 gotas a un baño caliente, utilizar un difusor, o incluso poner una o dos gotas de aceite puro en tu té.

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.