Nuevo estudio revela vínculo entre la enfermedad de Parkinson y los pesticidas encontrados en la leche




La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno progresivo crónico del sistema nervioso que afecta la capacidad de la persona para moverse. Según la CDC, 3 de cada 100.000 personas en los EE.UU. murieron a causa de esta enfermedad en la década de 1980, en la década de 2000 ese número se duplicó. Un nuevo estudio publicado en la revista Neurology el 9 de diciembre muestra un posible vínculo con este aumento, el pesticida (heptacloro) que se encuentro en la leche, en la década de 1980.

Los investigadores de la Universidad de Ciencias Médicas Shiga en Japón notaron esta conexión cuando estudiaron los hombres estadounidenses de origen japonés en Hawai, donde se utiliza este pesticida frecuentemente, informó The Huffington Post. Los hombres que bebían dos o más vasos de leche al día (16 onzas) al inicio del estudio tenían un 40% menos de células cerebrales en la sustancia nigra (asociadas con el movimiento) en parte del cerebro que 30 años más tarde (se comparó con los hombres que bebían menos de dos tazas de leche por día).

Los investigadores también descubrieron que el 90% de los hombres que bebían la leche tenían residuos de plaguicidas (epóxido de heptacloro) en sus cerebros. Sólo 63% de los hombres que no bebían leche tenían estos residuos.

Según la Enciclopedia de Medicina de la Biblioteca Nacional de Medicina, la EP se desarrolla lentamente a medida que las células son destruidas en ciertas partes del cerebro, especialmente en la sustancia nigra. Debido a que la EP es una enfermedad progresiva lenta, los síntomas visibles pueden tomar décadas en aparecer, lo que significa que esta enfermedad todavía puede manifestarse en las personas que han estado expuestas al heptacloro y otros pesticidas.

¿Este pesticida es frecuente  en Hawai debido a la Industria de la Piña?

El pesticida fue utilizado para el control de insectos por la industria de la piña en Hawai en 1980, y los altos niveles de la misma terminaron en el suministro de leche, porque las vacas fueron alimentadas con partes de los restos de las piñas, según Time. Fue prohibido en la agricultura comercial en 1988, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. La revista Time informó que a pesar de la prohibición, el pesticida puede permanecer en el agua y el suelo durante muchos años.

Cómo se realizó el estudio:

El estudio, titulado " el consumo de leche en la mitad de la vida y la densidad de las neuronas en la sustancia nigra y la muerte," observo a 449 hombres estadounidenses de origen japonés durante al menos 30 años hasta su muerte. Después de su muerte, las autopsias realizadas fueron investigadas para estudiar las células de la sustancia nigra, y los residuos del plaguicida en el cerebro.

¿Hay una conexión legítima entre la leche y el Parkinson?

A pesar de que se sabe que una gran cantidad de leche en 1980 contenía el pesticida, y una gran cantidad de ello; la leche que los hombres bebían no fue probada, así que no hay manera de mostrar una relación de causa y efecto entre la EP y este pesticida. Sin embargo, el estudio muestra una asociación entre los dos.

El autor del estudio, Robert D. Abbott dijo que los investigadores no vieron que "haya otra explicación para la forma en que el epóxido de heptacloro, encontró su camino en el cerebro de los hombres que consumían leche."

"No tenemos todos los datos todavía, pero estamos cerca de encontrar el cuerpo del delito aquí. No es completo, pero es muy sospechoso ", dijo.

¿Pueden los pesticidas causar EP? El entendimiento  en la medicina actual es que la EP es causada por una combinación de genes y factores ambientales, la dieta es uno de ellos.

"Los genes cargan el arma, y el medio ambiente aprieta el gatillo", dice el sitio web de la Fundación Nacional de Parkinson.

Abbott dijo que la gente debe tratar de evitar el consumo de alimentos que contienen pesticidas en general.

¡Este pesticida se sigue utilizando hoy en día!

El heptacloro o epóxido de heptacloro, se prohibió en 1988 para su uso en la agricultura y para el control de insectos en los hogares, pero todavía se utiliza para el control de hormigas de fuego en los transformadores de potencia, según el CDC.

Desafortunadamente, el heptacloro no es el único pesticida que puede ocasionar un riesgo inherente para la enfermedad de Parkinson. Nada menos que 11 pesticidas de uso común se han relacionado con la EP, incluyendo el glifosato, el ingrediente activo de Roundup de Monsanto.

Y si este estudio tiene alguna indicación, puede ser prudente evitar la leche no orgánica, ya que se conoce que las vacas de hoy se alimentan con maíz genéticamente modificado que ha sido rociado con glifosato, en vez de su dieta natural de pastos ricos en nutrientes.

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si encuentra útil esta información, por favor compartirla con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.