Monsanto corta 1000 puestos de trabajo mientras el gigante en químicos tiene su primera pérdida anual en 6 años



06 de enero 2016

(ANTIMEDIA) St. Louis, MO, el gigante en agroquímicos Monsanto planea recortar otros 1.000 puestos de trabajo para compensar, en parte, por una caída en las ventas de sus semillas de maíz genéticamente modificados. Las semillas llevaron a una pérdida del primer trimestre de $ 253 millones, que, en su conjunto, representa una caída de 17% en los ingresos.

"Monsanto ha luchado en los últimos trimestres para hacer frente a la caída de los precios del maíz en los EE.UU., que han reducido la demanda de su producto más vendido: genéticamente mejorada [leer: modificaciones] semillas de maíz", informó ABC News. "Los agricultores están cambiando más acres a otros cultivos después de que los excedentes de maíz y otros cultivos, como el trigo, han aplastado los precios de las materias primas."

De hecho, las ventas de Monsanto han caído aproximadamente un 20% en el último año, quizás es un indicativo de la creciente reacción contra sus dos ubicuos cultivos genéticamente modificados, así como el Roundup a base de glifosato requeridos para tratarlos. Estos éxitos financieros significan que la mega-corporación se ha visto obligada a reestructurar sus costo de entre $ 1.1 mil millones y $ 1.2 mil millones, y junto con el despido previamente anunciado de 2.600 personas, Monsanto ahora está podando un total de 16% de su plantilla total.

Como informó Bloomberg: "Monsanto se enfrenta a la primera caída en sus ganancias anuales en seis años, ya que los precios disminuyen por su herbicida Roundup" y "los precios de los cultivos menores frenan las compras de las semillas genéticamente modificadas más recientes de los agricultores.

“Las ventas de Monsanto de semillas y licencias genéticas cayeron 14 por ciento en el primer trimestre. Los ingresos en la unidad de la productividad agrícola, lo que hace principalmente Roundup, cayó un 34 por ciento”.

Monsanto parece estar en algunos problemas, a pesar de que su director general Hugh Grant dice que la reestructuración tiene que ver con las metas de utilidades. Los agricultores de Europa y América del Norte simplemente no están comprando las semillas químicamente dependientes, sobre todo desde que la Organización Mundial de la Salud clasificara al glifosato como "probablemente cancerígeno" para los seres humanos, lo que significa que probablemente causa el cáncer.

En comparación con el mismo período del año pasado, los ingresos de Monsanto declinaron en todas las categorías de productos, excepto la soya GM.

Este artículo es de código libre y abierto. Tienes permiso para publicar este artículo bajo una licencia de Creative Commons con atribución a Claire Bernish y theAntiMedia.org


Claire Bernish se unió a anti-Media como periodista independiente en Mayo de 2015. Sus temas de interés son la propaganda de frustración de la guerra a través de la educación, la crisis de los refugiados y las cuestiones conexas, inquietudes de la 1ra enmienda, poniendo fin a la brutalidad policial, y de las administraciones públicas y la responsabilidad corporativa. Nacido en Carolina del Norte, y ahora vive en Cincinnati, Ohio.