Cómo Jon Gabriel Perdió 220 libras sin comer menos o hacer ejercicio




1. Dejo de matarse de hambre a sí mismo y utilizó alimentos saludables en su lugar

Se dio cuenta de que en su cuerpo habían desaparecido algunos nutrientes muy importantes, como los ácidos grasos omega-3, ingredientes orgánicos frescos y proteínas de alta calidad. Si sentía ganas de comer una pizza o un caramelo, lo haría libremente y sin culpa. Con el tiempo, dejo de tener deseos de comida chatarra, porque su cuerpo desarrolló un deseo natural por productos de calidad.

2. Se centró en sus hábitos y patrones de sueño

Se dio cuenta de que el problema que estaba experimentando con la digestión era causado por el exceso de peso. La digestión inadecuada conduce a problemas con las hormonas y la deposición de grasa. Tomar probióticos y las enzimas correctas ayuda a remediar esto.

El equilibrio del sistema microbiano intestinal puede ser afectado, bajo la influencia del estrés y alimentos poco saludables (alto consumo de grasas saturadas, carnes rojas, alimentos ricos en ácidos grasos trans y baja ingesta de fibra) y otros factores en el medio ambiente.
   
El problema surge cuando el cuerpo esta deficiente de una determinada enzima que es esencial para la digestión. Entonces los alimentos permanecen sin digerirse o mal digeridos, y comienzan a pudrirse en el tracto digestivo. La falta de enzimas también podría potencialmente conducir a ciertas intolerancias alimentarias.

3. Se concentró en poner remedio a los problemas digestivos

La apnea (suspensión temporal de la respiración) es una condición del sueño que afecta a las personas obesas. Esto afecta a las hormonas de una manera que conducen a la formación de exceso de peso, aumentan el nivel de cortisol, que crea el deseo por la comida basura y provocan una caída del azúcar. Con la ayuda de un aparato especial llamado CPAP luchó a través de su apnea del sueño, desarrollando más energía, comenzó a desear alimentos saludables en lugar de comida chatarra.

4. Una mejor gestión del estrés

El estrés aumenta los niveles de cortisol, y refuerza la falta de alimentos poco saludables. Jon comenzó a meditar, un acto que tiene una larga lista de beneficios para la salud científicamente válidos, que se ocuparon de este problema por él.

5. Se enfrentó a sus problemas emocionales y a su pasado

Jon Gabriel plantó su propio jardín y cultivo frutas y verduras frescas para comerlas.

También comenzó a pasar más tiempo al aire libre,a disfrutar más de la vida, y a centrarse en su bienestar interior, más que nunca.

6. Tomó una nueva dirección en la vida

Jon, al igual que la mayoría de nosotros tenía problemas no resueltos del pasado que lo inclinaban  a usar la comida poco saludable y hábitos alimenticios como un mecanismo de defensa y adicción.


Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si encuentras útil esta información, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.