Si las vacunas no causan daño cerebral, ¿Por qué GlaxoSmithKline esta pagando $ 63 millones a las víctimas de las vacunas?




Desde el pánico de la gripe porcina que fue difundido en 2009, lo que provocó que más de 60 millones de personas a vacunarse contra ella, incontables cantidades de individuos, predominantemente niños, han desarrollado una serie de condiciones de salud. Principalmente, daño cerebral ha sido el tema; todo desde los trastornos del sueño y alteraciones de la memoria a las alucinaciones y las enfermedades mentales, se han experimentado por los que recibieron la vacuna contra la gripe porcina.

La mayoría de los profesionales de la medicina y la gente de Big Pharma se apresuran a defender y recomendar las vacunas; por supuesto el gigante farmacéutico GlaxoSmithKline (GSK), los fabricantes de la vacuna contra la gripe porcina, Pandemrix, es un jugador clave en este sentido. Sin embargo, han estado bajo fuego recientemente y en lugar de sentarse bajo una manta protectora intocable, el gigante de la industria farmacéutica ha sido condenado a pagar alrededor de $ 60 millones al gobierno del Reino Unido después de que se determinó que Pandemrix jugó un papel en causar daño cerebral en una serie de casos.

"No hay duda" la vacuna contra la gripe porcina está vinculada con el daño cerebral

"No hay duda alguna en mi mente de que Pandemrix incrementó la incidencia de aparición de narcolepsia en niños en algunos países, y probablemente en la mayoría de los países", dice Emmanuelle Mignot, un especialista en trastornos del sueño en la Universidad de Stanford, que observo los efectos de la vacuna.

Alrededor del 80 por ciento de los afectados han sido niños, pero GSK se ha hecho la vista gorda continuamente. Incluso cuando un estudio salió mostrando que vacunar niños, incrementa 13 veces más la probabilidad de desarrollar narcolepsia, la empresa no admitió ningún enlace. Incluso cuando, en 2011, la Agencia Europea de Medicamentos emitió una advertencia de que las personas menores de 20 años deben abstenerse de recibir la vacuna, GSK no prestó atención. Sostienen que son profesionales dedicados a la salud humana; el sitio web de GSK actualmente dice: "En GSK el negocio responsable, es la forma en que hacemos negocios. Nuestra misión es mejorar la calidad de la vida humana permitiendo a las personas hacer más, sentirse mejor, vivir más tiempo”.

Claro, díganselo al niño de ocho años de edad, Josh Hadfield, de Somerset, Inglaterra. Tomó Pandemrix y ¿adivinen qué? ahora toma medicamentos contra la narcolepsia, para ayudarse a estar despierto en la escuela, algo que cuesta aproximadamente $ 15,000 anuales.

"Si lo haces reír, se derrumba. Su memoria se borra. No hay cura ", dice su madre. "Él dice que desea no haber nacido. Me siento increíblemente culpable por dejar que usara la vacuna”.
                                                                                                                                                                                
El sitio web GSK hace énfasis en "la entrega de los resultados financieros"

Curiosamente, el mismo sitio web de GSK que habla de la responsabilidad de la empresa para ayudar a otros a sentirse bien y vivir una vida larga, también toca un tema más urgente, al menos para ellos, y es uno que dice con la boca llena. Sólo unas pocas frases por debajo de su declaración de la dedicación a la salud, en letra más grande que se destaca del resto de la copia, dice: "¿Cómo operamos es tan importante para nosotros, como la entrega de los resultados financieros". La declaración se atribuye a Sir Andrew Witty, CEO de GSK. Así que ahí lo tienen. Eso, amigos míos, es en pocas palabras, en el fondo lo más cerca que vamos a llegar a la "audiencia" directamente desde la propia fuente, que todas las grandes farmacéuticas tiene verdaderamente en cuenta es la salud de sus números.

Por supuesto, el hecho de que GSK pagará millones de dólares al gobierno del Reino Unido a los que ahora tienen daño cerebral por tomar Pandemrix, también dice mucho. Actúa como una admisión de que la toma de la vacuna es de hecho un problema de salud; de lo contrario, ¿por qué GSK estaría de acuerdo con dar dinero a los que ahora son apenas capaces de funcionar en su vida diaria? si realmente sentían que estaban en lo cierto, habrían permanecido firmes y se negarían a hacer algún pago, ¿no?

"Nunca ha habido un caso como este antes", dice Peter Todd, un abogado que representa a muchos de los demandantes en el Reino Unido "Las víctimas de esta vacuna tienen una enfermedad incurable y de por vida, y requerirán extensa medicación."

Se espera que más personas desarrollen lesiones cerebrales asociadas con la toma de la vacuna contra la gripe porcina, especialmente la narcolepsia y cataplexia, lo que hace que una persona pierda la conciencia cada vez que experimenta emociones profundas como el acto básico de la risa.

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si encuentras útil esta información, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.