Ballena Gris muere entregándonos un mensaje que todo el mundo debe ver




Ballena gris muere para traernos un mensaje...

El 29 de julio 2013, un cachalote fue varado en Tershelling, una isla al norte de los Países Bajos. Hubo un intento de rescate, pero desafortunadamente la ballena murió. Un joven adulto de 13,5 metros fue tomado para una necropsia en el puerto de Harlington. El cachalote tenía plástico en su estómago, un fenómeno común que está aumentando dicen los investigadores en los Centro de Biodiversidad Naturalis. En marzo del año pasado, un cachalote de 10 metros de largo quedo varado en la costa sur de España. Esta ballena se había tragado 59 artículos de plástico diferentes por un total de más de 37 libras. La mayor parte de este plástico consistía en láminas transparentes utilizadas para construir invernaderos en Almería y Granada con el propósito vender tomates en el mercado europeo. El resto era bolsas de plástico, nueve metros de cuerda, dos tramos de manguera, dos pequeñas macetas, y un frasco de aerosol plástico. La causa de muerte fue la obstrucción intestinal.


Estos no son incidentes poco comunes. En 1989, un cachalote varado en las Islas Lavezzi en el mar Tirreno murió de una obstrucción del estómago después de ingerir accidentalmente bolsas de plástico y 100 pies de láminas de plástico. En 1990, un cachalote examinado por la patología en Islandia murió de una obstrucción del intestino con los desechos marinos de plástico. En agosto de 2008, un cachalote varado en Point Reyes, California, tenía 450 libras de la red de pesca, cuerdas y bolsas de plástico en su estómago. La base de datos de Mamíferos Marinos de California habla de otro cachalote varado en 2008 que contenía en su estómago que incluyeron una gran cantidad de redes y artículos de pesca desechados.

El cachalote varado en los Países Bajos le faltaba una gran parte de su mandíbula inferior. Entre cientos de miles de cachalotes que balleneros arponean, se encuentran regularmente los cachalotes con mandíbulas rotas o deformadas. La mayoría de estas ballenas tienen estómagos llenos y son saludables justo antes de ser sacrificadas. Esto, y los calamares que se encuentran en su estómago rara vez muestran marcas de mordeduras, conducen a la teoría de que la mandíbula inferior no juega ningún papel significativo en la captura de presas y que estos cachalotes chupan su comida. Si esta teoría es cierta, los cachalotes son tan vulnerables como las ballenas barbadas por la ingestión de desechos marinos.


Otra familia de los buceadores profundos, cetáceos que comen calamar son los zifios. En Mayo de 2011, una hembra juvenil de ballena picuda de Gervais, fue encontrada en una playa en Puerto Rico con diez libras de plástico en su estómago. En julio de 2006, una hembra de ballena picuda de Cuvier de 20 años murió en las Islas Cook, Rarotonga después de ingerir una sola bolsa de plástico. Los cachalotes y zifios son especialmente susceptibles a la deglución de engranajes de plástico y la pesca, ya que se parecen a sus presas naturales, los calamares, de la misma manera una tortuga marina es susceptible a tragar bolsas de plástico porque parecen medusas.

Las ballenas barbadas sufren la misma suerte, no por el hecho de que la basura se asemeja a su comida, sino porque tragan grandes cantidades de agua cuando comen. En agosto de 2000, una ballena de Bryde quedó varada cerca de Cairns, Australia. Se encontró que el estómago estaba apretado con seis metros cuadrados de basura plástica, incluyendo bolsas de supermercado, envases de alimentos, y fragmentos de bolsas de basura. En abril de 2010, una ballena gris, que murió después de varamiento en sí en una playa al oeste de Seattle, se encontró que tenía más de 20 bolsas de plástico, toallas pequeñas, guantes quirúrgicos, piezas de plástico, cinta adhesiva, un par de pantalones de chándal y una pelota de golf, por no hablar de otro tipo de basura contenida en su estómago.

El plástico no es digerible, y una vez que encuentra su camino en los intestinos, se acumula y obstruye los intestinos. En algunas ballenas, el plástico no mata al animal directamente, sino que causa la desnutrición y la enfermedad, lo que conduce a un sufrimiento innecesario hasta que muere. Las ballenas no son las únicas víctimas de nuestra basura. Se estima que más de un millón de aves y 100.000 mamíferos marinos mueren cada año a partir de los desechos de plástico. En septiembre de 2009, las fotografías de los polluelos de albatros en el atolón de Midway, fueron llamando  la atención del público. Estos pequeños en anidación fueron alimentados por vientres llenos de plástico por parte de sus padres, que se elevan sobre los océanos enormemente contaminados recogiendo lo que parece ser alimento. Esta dieta de basura humana mata a decenas de miles de polluelos de albatros cada año en Midway, debido a la inanición, la toxicidad y la asfixia. Todos podemos hacer nuestra parte, al limitar el uso de productos de plástico como bolsas, globos de fiesta, popotes, y botellas de plástico. ¡Se un comprador consciente y recicla! los pantalones de chándal y una pelota de golf, por no hablar de otro tipo de basura se encuentra en sus estómagos. El plástico no es digerible, y una vez que encuentra su camino en los intestinos, se acumula y obstruye los intestinos. Para algunas ballenas, el plástico no mata al animal directamente, sino que causa la desnutrición y la enfermedad, lo que conduce a un sufrimiento innecesario hasta la muerte.



Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si encuentra útil esta información, por favor compartirla con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.


Fuente: 



Comentario por Erwin Vermeulen

Fuentes adicionales: http://www.invw.org