9 Signos de la Enfermedad de Hashimoto (tiroiditis autoinmune) y cómo tratarla





Por la Dra. Sara Gottfried M. D.

Si sigues mi trabajo, ya sabes que tus hormonas están realizando constantemente una danza delicada dentro de tu cuerpo.

Al interrumpir este baile, tu peso, tu estado de ánimo y tu salud pueden estropearse, rápido.

La enfermedad de Hashimoto merece un lugar en la conversación sobre el equilibrio hormonal, ya que es una de las condiciones más comunes que pueden causar agotamiento hormonal y una serie de síntomas vagos que es posible atribuir a otras cosas.

Sin embargo, antes de profundizar en ellos, vamos a recapitular lo que es la enfermedad de Hashimoto: una enfermedad autoinmune que implica disfunción tiroidea. También conocida como tiroiditis autoinmune o "de Hashi" abreviada, cuando se tiene la enfermedad de Hashimoto, el cuerpo desencadena una respuesta inmune en el que los anticuerpos son hechos para dañar las células de la tiroides, resultando con el tiempo en baja función tiroidea. En otras palabras, se trata de un caso de identidad equivocada mediante el cual, la tiroides es atacada por un sistema inmune demasiado entusiasta.

¿Qué ocurre cuando la tiroides esta baja?

Baja energía, debilidad, falta de concentración, sequedad de la piel, constante sensación de frío, sólo por nombrar unos pocos síntomas. Hashimoto puede influir en gran medida en tu calidad de vida y en tu salud en general, vamos a echar un vistazo a las tres preguntas principales que tienden a hacerme con respecto a este tema,para una mejor comprensión:

¿Por qué vemos Hashimoto tan a menudo en mujeres que están envejeciendo?

Para las mujeres en América del Norte, Hashimoto es la causa más frecuente de tiroides baja. El sistema inmunológico del cuerpo ataca la glándula tiroidea, provocando primero una sobreproducción de hormonas tiroideas, a continuación, causa una baja producción de las hormonas porque tu tiroides ha llegado a la etapa de “agotamiento”.

A menudo vemos Hashimoto en las mujeres que están envejeciendo,debido a que la tiroides baja es mucho más común cuando se llega a las etapas perimenopáusicas y menopáusicas. Pero ya que la condición tiende a desarrollarse gradualmente con el tiempo, es posible tener Hashimoto en tus años más jóvenes, pero no obtener un diagnóstico hasta que tus síntomas se tornan mucho peor en el futuro. Y mientras que los hombres también pueden padecer Hashimoto, las mujeres son diagnosticadas con la enfermedad hasta 20 veces más a menudo.

¿Cuáles son algunos de los síntomas?

Como he mencionado antes, los síntomas de Hashimoto a menudo pueden ser vagos, pero puedes notar algunos de los siguientes:

 1 Hinchazón en la parte delantera de la garganta (bocio)

 2 Aumento de peso


 4 Sensación de frío todo el tiempo

 5 Dolor en las articulaciones

 6 Flujo menstrual abundante o períodos irregulares


 8 Adelgazamiento del cabello


Es importante tener en cuenta que los síntomas de Hashimoto pueden variar ampliamente, dependiendo de la gravedad del desequilibrio hormonal.

¿Cómo sé si lo tengo, y cómo puedo tratarlo de forma natural?

Hashimoto se diagnostica con un examen que detecta anticuerpos contra la tiroides: anticuerpos peroxidasa tiroideos y anticuerpos anti-tiroglobulina. Insto a todos con Hashi a disminuir el gluten y los productos lácteos. Se ha demostrado que al renunciar al gluten a veces ayuda a corregir Hashi y aproximadamente la mitad de las personas con intolerancia al gluten también tienen intolerancia a los lácteos.

El tratamiento de Hashimoto puede implicar tomar medicamentos para la tiroides, por lo que es importante discutir tu condición con tu médico y seguir las instrucciones de manera apropiada.

Varios micronutrientes y vitaminas son importantes para la función apropiada de la tiroides también, por lo que  pueden ser capaces de abordar a Hashimoto naturalmente. Mi protocolo en el tratamiento de la tiroides baja por lo general implica: la vitamina D, ya que la deficiencia en esta vitamina es más común en personas con tiroiditis autoinmune; yodo, que es importante para un  metabolismo normal y la función de la tiroides; cobre, ya que la tiroides es sensible a este elemento (carnes, aves de corral y los huevos son fuentes ricas en cobre); así como zinc, selenio, vitamina A y hierro, que son todos importantes para la función apropiada de la tiroides.

Más información sobre las recomendaciones de dosificación para estos suplementos, se puede encontrar en mi libro, The Hormone Cure, capítulo 9.

Ten en cuenta que el estrés es una causa importante del agotamiento de la tiroides. Vencer Hashimoto y restaurar el equilibrio de la tiroides, probablemente requerirá algunos ajustes en el departamento de tu estilo de vida.

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si encuentras útil esta información, por favor compártela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.

http://eatlocalgrown.com