Cómo Jon Gabriel perdio 220 libras sin comer menos o hacer ejercicio



1-Dejo de pasar hambre y en su lugar utilizo alimentos saludables



Se dio cuenta de que en su cuerpo habían desaparecido algunos nutrientes muy importantes, como el omega-3 los ácidos grasos, ingredientes orgánicos frescos y proteínas de alta calidad. Si quería comer una pizza o un caramelo, lo haría libremente y sin culpa. Con el tiempo, empezó a no tener ningún deseo de comida chatarra porque su cuerpo ha desarrollado un deseo natural para productos de calidad.



2-Se Centro en sus patrones de sueño y hábitos

Se dio cuenta de que el problema que estaba experimentando con la digestión fue causado por el exceso de peso. Digestión inadecuada que conduce a problemas con las hormonas y la deposición de grasa. Probióticos y tomar las enzimas correctas ayudan a remediar esto.

El equilibrio del sistema microbiano intestinal puede ser perjudicado debido a la influencia de estrés y alimentos poco saludables (alto consumo de grasas saturadas, carnes rojas, alimentos ricos en ácidos grasos trans y baja ingesta de fibra) y otros factores en el medio ambiente.

El problema surge cuando el cuerpo esta deficiente de una determinado enzima que es esencial para la digestión. Los alimentos entonces permanecen sin digerir o mal digeridos y comienzan a podrirse en el tracto digestivo. La falta de enzimas también podría potencialmente conducir a ciertas intolerancias alimentarias.

3-Concéntrese en remediar los problemas digestivos

Apnea (suspensión temporal de la respiración) es una condición que afecta a dormir las personas obesas. Afecta a las hormonas de una manera que conduce a la formación de exceso de peso, aumenta el nivel de cortisol, que crea el deseo por la comida basura y provoca una caída en azúcar. Con la ayuda de un aparato especial llamado CPAP luchó a través de su apnea del sueño, desarrollado más energía, comenzó a desear alimentos saludables en lugar de comida chatarra.

4-Un mejor manejo del estrés

El estrés aumenta los niveles de cortisol y refuerza la falta de alimentos poco saludables. Jon comenzó a meditar, una acción que tiene una larga lista de beneficios validos científicamente para la salud, que se ocuparon de este problema para él.

5-Se enfrentó a sus problemas emocionales y al pasado

Jon Gabriel plantó su propio jardín donde crecieron frutas y verduras frescas que iba a comer.
También comenzó a disfrutar más de la vida y a pasar más tiempo al aire libre y centrarse en su bienestar interior, más que nunca antes.

6- Tomó una nueva dirección en la vida

Jon, al igual que la mayoría de nosotros, tenía problemas no resueltos del pasado que le inclinaban a usar la comida poco saludable y hábitos alimenticios como un mecanismo de defensa y adicción.

Gracias por tomarse el tiempo para leer este artículo. Si encuentra útil esta información, por favor compartirlo con sus amigos y familiares. Su apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado.